Calor en Barcelona.
Una mujer refrescándose en una fuente en Barcelona. Hugo Fernández

El Ayuntamiento de Barcelona ha anunciado que ha activado este jueves los protocolos previstos en el Plan de Actuación para Prevenir los Efectos de la Ola de Calor sobre la salud de las personas, en su fase de alerta. Se activan así, mientras la temperatura no remitan de nuevo por debajo del umbral de alerta, dos operativos específicos para atender especialmente a los colectivos más vulnerables.

Un dispositivo de profesionales coordinados por el Centro de Urgencias y Emergencias Sociales de Barcelona (CUESB) sale a la calle en las franjas de más calor para repartir agua entre las personas sin techo e informarles de la posibilidad de utilizar los espacios climatizados durante las horas de más calor.

Estos profesionales alertan también los servicios de emergencias médicas en caso de detectar a alguna persona en situación de riesgo.

Por otro lado, a través de los servicios de teleasistencia, atención domiciliaria y de los centros de servicios sociales, se realizan tareas de información específica relacionada con la situación de riesgo meteorológico, acompañadas de un seguimiento y control sistemático de las personas consideradas frágiles.

Cuando se considera conveniente, se activan medidas para evitar que las personas con mayor riesgo salgan a la calle en las horas del día de más calor, a través de la concesión puntual de comidas a domicilio, la entrega de ventiladores o la atención personalizada a domicilio.

También con el objetivo de evitar la estancia en la calle de las personas frágiles, se alargan las actividades en los centros climatizados como casales de abuelos, centros de día para personas mayores y de personas discapacitadas. Se incorpora, si se tercia, la comida y la cena.

La activación de la fase de alerta supone intensificar las medidas de información y seguimiento de colectivos vulnerables que, de manera ordinaria, activa el Ayuntamiento de Barcelona entre el 15 de junio y el 15 de septiembre. Durante todo este periodo se ofrece a la ciudadanía un servicio telefónico permanente (900 70 30 30) y se hace difusión de los posibles efectos de una ola de calor y de un conjunto de recomendaciones para prevenirlos.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.