Sin embargo, ha advertido de que estos datos "ni son tan positivos, ni están consolidados como para echar las campanas al vuelo", puesto que la realidad es que Cantabria tiene 3.400 activos menos que el año pasado.

La tasa de actividad de este trimestre en Cantabria, 55,14%, es inferior a la del mismo trimestre del año pasado (55,87%). Por ello, para Vidal de la Peña, "lo positivo de los datos puntuales no debería impedir que veamos los síntomas de ralentización y reivindiquemos que se actúe en consecuencia".

En este sentido, ha advertido que "machacar con nuevos impuestos a las empresas mientras hacen el esfuerzo que está soportando una frágil recuperación del empleo es un disparate".

También ha censurado que las administraciones pidan elevar el techo de gasto "como si hubiera dinero" puesto que ese endeudamiento "son nuevos impuestos que van a tener que soportar las empresas".

A su juicio, es "una frivolidad que puede provocar un brusco frenazo en el crecimiento económico que no le interesa ni al empresariado, ni a los trabajadores ni a las administraciones".

Un "frenazo" que tendría consecuencias "más serias" sobre el empleo en el caso de Cantabria porque la Comunidad "no ha remontado el vuelo cuando ya se amenaza con cortarle las alas".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.