La recuperación del empleo en España, aún con flojera en aspectos como los salarios, la protección a los parados o la inestabilidad, mantiene una salud de hierro en las grandes cifras.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado este jueves la EPA del segundo trimestre de año y concluye que el empujón de empleo (469.900 nuevos ocupados) ha sido el más alto de cualquier trimestre en toda la serie histórica. Un dato extraordinario, más aún teniendo en cuenta que la Semana Santa, este año, cayó en marzo, fuera del cómputo del segundo trimestre."Es una magnífica noticia", se ha congratulado la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio.

Con este subidón, el país suma ya 19.344.100 trabajadores. Se trata de la masa laboral más abultada desde finales de 2008 y solo en el último año se han sumado 530.800 nuevos ocupados, más de medio millón que acercan a España, si prosigue este ritmo, a recuperar los veinte millones de ocupados para 2020.

La creación de empleo se refleja en la tasa de paro. Ese porcentaje, que superó ampliamente la veintena en lo peor de la crisis, ahora se sitúa en el 15,28% después de que la cola del paro haya adelgazado en 306.000 personas de abril a junio, hasta dejar al país con 3.490.100 desempleados que buscan activamente trabajo, estén o no apuntado en los registros de las Oficinas de Empleo. Ese es el matiz que distingue estas cifras, de las cifras de paro y afiliación que ofrece el Gobierno.

¿Y qué tipo de empleo se crea? Es la pregunta clave por la sombra de precariedad que tiñe el mercado laboral y lo que la ministra Valerio ha calificado hoy como "manifietsamente mejorable". Las ocupaciones brotan sobre todo en Servicios —aporta el 79% del nuevo empleo— y domina la hostelería (198.500), comercio minorista (70.700), servicios sanitarios (22.900) y agencias de viajes (19.800). Cuatro actividades que se reparten dos tercios (66,3%) del nuevo empleo.

"Un año más, la campaña de verano ha sido clave para la generación de empleo", explican desde Infojobs en cuyo portal, dicen, triunfan este verano las vacantes para recepcionista, personal de venta, telefonista, cajero, monitores de campamento y hostelería. "También empezamos a ver ligeros síntomas de reconversión a sectores no tan dependientes del calendario", añaden desde la patronal Asempleo, que cita la construcción, las tareas administrativas y la industria manufacturera.

"Nada nuevo, se crea empleo temporal y muchos trabajan para seguir pobres", lamenta Pepe Álvarez, secretario general de UGT. "La evolución de la ocupación es buena, decir lo contrario es absurdo, pero sin sobreactuar ni ponernos estupendos porque la calidad del empleo es muy mala", añade su homólogo de CC OO, Unai Sordo, cuyo sindicato lamenta que "la mitad del empleo creado es estacional... y desaparecerá tras el verano".

La temporalidad es motivo de preocupación desde hace tiempo en España porque el país padece la mayor tasa de 'contratados con caducidad' de toda la UE. Pero esta EPA deja un dato para la esperanza porque, por primera vez en cinco años, la tasa de temporalidad se rebaja. Esto se entiende mejor con cifras.

El segundo trimestre sumó 233.700 asalariados temporales y 231.400 fijos, un reparto casi equitativo que lleva a los españoles con trabajo indefinido a máximos desde 2009 (11,9 millones) y por otro lado, aumenta la tasa de temporalidad del 26,1% al 26,8% debido a que el alza de los temporales (+5,6%) ha sido más rápida que en los fijos (+2%) y ganan así peso proporcional entre el total de asalariados. ¿Y eso por qué es buena noticia? Porque pese a esa subida, la tasa del 26,8% es una centésima inferior a la del mismo trimestre de 2017. Un enjuage mínimo... pero el primero observado en la evolución de cada trimestre en el último lustro.

Tasa de temporalidad Q1 Q2 Q3 Q4
2013 21,94% 22,89% 24,05% 23,66%
2014 23,13% 23,95% 24,64% 24,24%
2015 23,60% 25,09% 26,15% 25,66%
2016 25,04% 25,72% 26,95% 26,47%
2017 25,75% 26,81% 27,38% 26,71%
2018 26,11% 26,80%    

Fuente: INE

Eso sí, el nuevo Gobierno —que recibe los datos sabedor de la inercia de la gestión del anterior Ejecutivo— no lanza la campanas al vuelo porque, dicen, se "enmascararían las ineficiencias claras" que los socialistas reprochaban al Ejecutivo de Rajoy antes de llegar al poder. "s una buena noticia que se sigue creando empleo, pero hay que seguir perseverando en que sea de más calidad", zanja Valerio.

Los otros datos de la EPA

  • Todas las autonomías mejoran sus datos. La bajada de paro y la subida de empleo se replicó en todas las comunidades. La ocupación despegó principalmente en Baleares (17,5%) y sólo Asturias presenta un nivel de ocupación inferior al año pasado al perder 6.700 empleos. Las tasas de paro más bajas se encuentran en Navarra (9,93%), Aragón (9,97%) y País Vasco (10,1%) y las más altas en Extremadura (23,85%), Andalucía (23,09%) y Canarias (20,06%).
  • Actividad. La tasa de actividad crece al 58,8% tras aumentar en 163.900 personas. Es el mayor incremento trimestral de activos desde hace diez años y deja el número de españoles en disposición de trabajar en 22,8 millones. El alza de mujeres activas este trimestre (86.400) es ligeramente superior al de hombres.
  • Hogares en paro. Las familias con todos sus miembros en paro bajaron en 128.700, un 10,4% menos respecto al trimestre anterior, hasta situarse en 1.113.100, su cifra más baja desde el primer trimestre de 2009.
  • Paro juvenil. Los desempleados menores de 25 años fueron 7.400 más en el segundo trimestre (ahora suman 522.700) pero la tasa de paro de este colectivo cae punto y medio, hasta el 34,6%, por el aumento de la población activa. Además, hay 1.009.700 jóvenes de 16 a 29 años que ni trabajan ni estudian —los llamados ni-nis— lo que supone la cifra más baja desde mediados de 2007.
  • Parados de larga duración. España contó a finales de junio hasta 1.512.300 parados desde hace más de un año, pero es la cifra más baja desde finales de 2009.