'Los placeres ocultos' (1976) de Eloy de la Iglesia
Fotografía de la película 'Los placeres ocultos' (1976) de Eloy de la Iglesia. KUTXA KULTUR ARTEGUNEA

"-¿Y esta porquería puede destrozar una vida? / -¿Te refieres al polvo o al tricornio?" Este diálogo, extraído El pico (1983) -una de las películas más celebradas y recordadas de Eloy de la Iglesia- pone en evidencia con dos simples frases el estilo inconfundible y osado de su cine.

Nacido en Zarautz en 1944, su carrera arrancó en plena dictadura franquista en 1966 librando desde entonces una dura lucha contra la censura por sus atrevidos argumentos. De la Iglesia no tuvo reparos en abordar temas tabúes en la época como los problemas de la droga, las represiones sexuales bajo la dictadura, la corrupción política, la delincuencia juvenil, la homosexualidad, la actividad de los grupos paramilitares...

En dos décadas de carrera -en 1986 rodaría La estanquera de Vallecas y no volvería a estrenar una película hasta tres años antes de su muerte con Los novios búlgaros (2003)- su filmografía se engrosaría con títulos como Juego de amor prohibido, Los placeres ocultos, El sacerdote, El diputado, Miedo a salir de noche, Navajeros, Colegas, El pico y su secuela El pico 2.

Cuando se cumplen doce años de su fallecimiento, Kutxa Fundazioa le rinde homenaje y presenta hasta el 4 de noviembre en Kutxa Kultur Artegunea de San Sebastián una completa exposición titulada Eloy de la Iglesia. Oscuro objeto de deseo que reúne todo su trabajo. La muestra, que coincidirá en septiembre con el Festival de Cine de San Sebastián, hace un recorrido cronológico por la carrera profesional de Eloy de la Iglesia, abarcando no solo sus producciones cinematográficas - de las que se incluyen más de 130 fotografías- sino también sus trabajos en teatro y televisión. 



"Se podría decir que vivió, amó e hizo cine como pocos lo hicieron: sensualmente, con verdad y hasta la locura. Odiado y admirado a partes iguales, sus planteamientos nunca dejaron indiferente. Tras pasar una década en el olvido, Eloy afirmaba orgullosamente que no encontraba otra razón para vivir que la de continuar en el cine", señala el comisario de la exposición y fotógrafo de cine Pedro Usabiaga.



La exposición se completa con Eloy de la Iglesia by..., que incluye cuatro obras que complementan este recorrido, tres de ellas realizadas expresamente para la ocasión. Una de ellas es un grafiti situado en la planta baja de la Kutxa realizado por el artista plástico francés Baptiste Pauthe. A éste se une el vídeo Te vuelvo a ver realizador por las directoras Itziar Orbegozo y Tamara García Iglesias y cinco collages realizados por el director de cine francés y artista plástico Quentin Valois.



Se exhiben, además, varias fotografías de la película Quinqui Stars (2018) dirigida por Juan Vicente Córdoba y realizadas por el fotógrafo Jorge Fuembuena. Documental que "indaga y profundiza sobre un mito que todavía sigue vivo a través de la gran influencia que el género denominado cine quinqui ha ejercido".