Piso 21
Los integrantes de Piso 21 posan un momento antes de la entrevista con 20minutos. JORGE PARÍS

Su tema La llave, a dueto con Pablo Alborán, fue la puerta de entrada a España de Piso 21.

Pablo Mejía (Pablito), Juan David Huertas (El Profe), David Escobar (Dim) y Juan David Castaño (El Llane) se han hecho un hueco en el panorama urbano a base de colaborar con artistas como Maluma y Nicky Jam. Ahora, giran por nuestro país presentando su segundo disco: Ubuntu (Warner, 2018).

¿Qué hay detrás de Piso 21?
Dim: Empezamos como grupo en 2007, en el piso 21 de un edificio de Medellín (Colombia). Allí comenzamos a componer y se forjó un vínculo. Qué mejor que llamarnos como el lugar donde empezó esta historia de hermandad que aquí nos tiene once años después, con muchas cosas cumplidas, pero con más cosas por cumplir.

Tras once años como grupo, ahora les llega el reconocimiento internacional, ¿cómo lo han logrado?
El Profe: A base de trabajo y mucha paciencia. Se trata de perseguir sueños sin importar que te cierren las puertas. Ha sido un proceso en el que hemos aprendido a convivir juntos y mucho de la industria, porque empezamos desde cero. Hemos ido aprendiendo de los errores.

¿Les han cerrado muchas puertas?
El Profe: Sí, la industria las cierra continuamente.

El Llane: Nuestro estilo nos ha abierto más puertas de las que nos han cerrado.

Su segundo trabajo se titula Ubuntu (Warner, 2018), ¿qué significa?
El Llane: Ubuntu es el arte de compartir el cuerpo a través de los otros, es una filosofía que implementó Nelson Mandela en Sudáfrica para generar unión en su pueblo. Queríamos enviar un mensaje que trascendiera y explicara todo lo que hemos vivido en estos once años de carrera: trabajar en equipo y tener algo que va más allá de lo individual, una totalidad con un gran trabajo. En Ubuntu ha participado mucha gente; es parte de esa unión y muestra un resultado positivo.

Para la portada, escogimos a un tatuador para el maquillaje porque queríamos crear un mundo en Ubuntu, con la pintura y ese cuento místico. Buscábamos mostrar algo diferente a lo que suelen hacer los artistas, no vender lo material. Queríamos ser más reales, con más esencia, volver a las raíces.

Dim: Es un disco donde nos mostramos muy naturales, reales y coherentes con nosotros mismos.

En colaboraciones ya tienen experiencia: han trabajado con Maluma, Nicky Jam, Alborán... ¿Algún artista con quien estén deseando cantar?
Pablito: Trabajar con alguien como Alejandro Sanz sería increíble. Estamos convencidos de que la música está para compartir y unir. A veces la gente se pone muy radical en cuanto a géneros, pero a nosotros nos encantaunir mundos diferentes. Queremos crear canciones de muchos estilos, porque cuando compartes, se abren un espectro y un mundo increíbles.

Sus vídeos y redes cuentan con unas cifras envidiables. ¿Los números abruman o animan?
El Llane: Las cifras solo sirven para mostrar que estás logrando un buen alcance y eso es lo único que nos importa, porque la música no puede convertirse en cifras y estadísticas. Los números son una forma de monitorizar lo que siempre hemos querido: que nuestra música y nuestro arte sean conocidos y lleguen a todo el mundo.

Muchas veces, la gente equipara las cifras con el ego y algunos artistas lo muestran así, pero nosotros no. Si cuando vamos a un país logramos un crecimiento de seguidores en las redes es porque hemos hecho algo bueno, no para satisfacer nuestro ego.

Hablando de egos, tres de los cuatro miembros cantan. ¿Cómo realizan el reparto?
Pablito: Creo que cada vez está más claro. Es una búsqueda, como todo en esta carrera. Cuando empezamos, todos queríamos cantar el mejor trozo de la canción, pero cada vez entendemos que no es el mejor pedazo, sino en el que cada uno puede brillar. Es lo bueno de estos once años, llegamos al estudio sabiendo qué es lo mejor para el grupo. Como dice Ubuntu: tratamos de buscar el bien común por encima del bien personal.

¿Alguna vez les han etiquetado como boy band?
El Llane: Sí, muchas veces. Consideramos que, respetando a las boy bands, somos muy diferentes. Las boy bands son efímeras, un fenómeno donde posiblemente a los cinco años ya se les haya sacado toda la leche y listo. Nosotros queremos trascender, queremos ser unos Rolling Stones latinos. Somos cuatro solistas que hacen Piso 21 unidos, aquí no hay un orden, cada uno puede hacer lo que quiera y tiene libertad para expresarse musicalmente como desee. Es normal que hagan esa comparación, pero si vas a un concierto nuestro te das cuenta de que hay algo diferente.

¿Qué les inspira a la hora de componer?
El Llane: Ustedes, las mujeres.

Sus temas giran en torno al amor, ¿son muy sensibles?
El Llane: Romanticones [risas].

El Profe: El amor es algo muy general, puedes sentir deseo sexual, odio, tristeza, frustración, alegría... el amor en su máxima expresión. Tenemos una forma muy característica de escribir, porque no se trata tampoco de ser unos santos y de que todas nuestras canciones sean rosas. Siempre intentamos darle un lugar especial a la mujer, porque nuestras madres siempre han sido cabezas de nuestra familia y son lo primero.

¿Les han tildado de machistas?
Dim: Nunca hemos tenido esa etiqueta ni nos han dicho nada malo de nuestras letras. De hecho, algunos fans nos han contado que gracias a nuestras canciones han podido conquistar mujeres y se han casado.

Me llamas fue escogida tema central de la telenovela Ley del corazón, ¿la han visto?
El Profe: Sí. Empecé porque me emocionaba mucho escuchar la canción y me enganché [risas].

Dim: A veces hasta lloró con algún capítulo.

El Profe: Sí, estaba muy sensible. No quiero hablar de eso, que me deprime un poco...[risas].