'Sala Mae West' ideada por Salvador Dalí
En la exposición se recrea la famosa 'Sala Mae West' ideada por Salvador Dalí, que permite verse a uno mismo dentro de la cara de la actriz mediante un montaje audiovisual. ARTHEMISIA

Últimos días para visitar en Madrid la exposición Duchamp, Magritte, Dalí. Revolucionarios del siglo XX, que cerrará sus puertas definitivamente este domingo 29 de julio y que durante algo más de tres meses ha invadido de pasión dadaísta y surrealista las estancias del Palacio de Gaviria.

La lista de artistas presentes quita el hipo. Aparte de los tres genios que dan título a la muestra hay obra de Max Ernst, Tanguy, Man Ray, Calder, Picabia, Schwitters, Höch, Blumenfeld y Janco.

Las 180 piezas presentes proceden en su totalidad del Museo de Israel (Jerusalén), el cual atesora una de las colecciones más completas del mundo sobre dadaísmo y surrealismo que en su día fue propiedad del poeta y galerista Arturo Schwarz. Todavía vivo (en la actualidad tiene 94 años) y amigo personal de Man Ray y Duchamp, entre otros, en la década de los 90 realizó una importante donación de más de 700 obras de arte al museo.

¿Por qué estos dos movimientos juntos en una exposición? "El dadaísmo y el surrealismo son movimientos que hablaban de libertad, cuando ésta estaba limitada, dos olas que se cubren la una con la otra y, por ello, hemos decidido que se compartan en esta exposición", afirmaba Adina Kamien-Kazhdan, comisaria de arte moderno del Museo de Israel, durante la presentación de la muestra en abril.

Entre las casi 200 piezas de esta muestra se incluyen verdaderas referencias de ambos movimientos como El castillo de los Pirineos (Magritte, 1959), Ensayo surrealista (Dalí, 1934) y Main Ray (1935, Man Ray).

El visitante se sorprenderá y quedará fascinado gracias a dos reconstrucciones realizadas para la ocasión por el arquitecto Oscar Tusquets Blanca, que se ha ocupado del diseño espacial. Por un lado, la Sala Mae West de Dalí, que permite verse a uno mismo dentro de la cara de la actriz mediante un montaje audiovisual, que el propio artista de Figueres soñó hacer en su momento. Por otro, la instalación 1.200 sacos de carbón creada por Duchamp para la Exposición Internacional de Surrealismo de 1938.

La muestra se divide en cinco secciones. Deseo: la musa y la violencia, contrapone el deseo como fuerza revolucionaria frente al surgimiento de los regímenes totalitarios y el estallido de las dos guerras mundiales. Yuxtaposiciones maravillosas aborda la utilización de materiales y objetos "encontrados" para la creación de collages, montajes y objetos dadaístas y surrealistas. Mientras que El automatismo y su evolución refleja la pasión de los surrealistas por los nuevos descubrimientos realizados en el campo de la psiquiatría.

Por último, Biomorfismo y metamorfosis refleja la preferencia surrealista por los temas anatómicos, astronómicos y botánicos; e Ilusión y paisaje onírico aborda la influencia de los sueños como el vehículo perfecto para huir de la razón y acceder al inconsciente del creador.

Durante el viernes 27, de 16.00 a 20.00 todos los visitantes que acudan al palacio obtendrán un descuento especial en el precio de la entrada, que permite visitar la exposición Eduardo Naranjo: Obra reciente, que se expone en el recién rehabilitado Patio Andaluz hasta el 29 de julio.