Imagen promocional de 'Guardianes de la Galaxia'.
Imagen promocional de 'Guardianes de la Galaxia', película distribuida por Disney que se estrena en agosto. DISNEY/ ARCHIVO

Hace unos días Disney anunciaba el despido del director estadounidense James Gunn, que iba a dirigir la película de Marvel Guardianes de la galaxia Vol.3. El motivo, unos tuits escritos hace más de nueve años en los que bromeaba sobre temas como la pedofilia.

Los tuits fueron descubiertos, recuperados y puestos en circulación como revancha por parte de usuarios conocidos por ser férreos defensores de Donald Trump, de quien James Gunn ha sido un crítico declarado.

En cualquier caso, Disney, propietaria de los derechos de Guardianes de la galaxia y de Marvel, decidió despedir al director porque "las ofensivas actitudes y declaraciones descubiertas en el perfil de Twitter de James son indefendibles e inconsistentes con los valores del estudio".

Y aunque Gunn sencillamente pidió disculpas y aceptó el despido, los actores y actrices que han estado a sus órdenes han salido en su defensa, criticando que se le aparte del proyecto.

El primero en pronunciarse era Dave Bautista, quien interpreta a Drax the Destroyer, y que en su cuenta de Twitter escribía: Tengo más que decir, pero por ahora todo lo que voy a decir es esto: James Gunn es una de las personas más amorosas, cariñosas y de buen carácter que he conocido. Es gentil y amable y se preocupa profundamente por las personas y los animales. Cometió errores. Todos lo hacemos. No estoy de acuerdo con lo que le está sucediendo".

Poco después se unía Chris Pratt, protagonista de la saga como Star-Lord, que recurrió a un versículo de la biblia, (Santiago, 1:19) para pronunciarse sobre el tema: "Mis queridos hermanos, tengan presente esto: Todos deben estar listos para escuchar y ser lentos para hablar y para enojarse".

Su compañera de reparto, Zoe Saldana, que interpreta a Gamora en Guardianes de la Galaxia también escribió un tuit y dijo que había sido "un fin de semana difícil, no voy a mentir. Estoy haciendo una pausa para digerirlo todo antes de hablar fuera de lugar. Sólo quiero que todos sepan que amo a todos los miembros de mi familia. Siempre lo haré".

Michael Rooker (el contrabandista Yondu en el filme) llevó su enfado más allá y junto con Sean Gunn (que interpreta a Kraglin y además es hermano de James Gunn) cerraron su cuenta de Twitter. "Esta cuenta estará inactiva desde hoy. Estamos muy cansados y molestos con esta mierda... ni yo ni mi representante usaremos Twitter nuevamente. Twitter apesta y no quiero tener nada que ver con eso", escribían en su último tuit.

El director también recibió apoyos fuera del elenco de la película y por ejemplo la actriz Selma Blair (Hellboy) inició una petición en Change.org dirigida a Marvel para que se restituya al director en el proyecto, una petición que al cierre de este artículo llevaba más de 250.000 firmas. "Hizo estos chistes años antes de trabajar para Disney y también ha dejado claro que fueron bromas. Estoy de acuerdo con la mayoría, incluido el mismo Gunn, en que las bromas eran una mierda y no divertidas, pero seguían siendo bromas, no era una opinión o una afirmación, eran solo un mal intento de ser gracioso", argumentaba la actriz.