Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado que le "gustaría" establecer un protocolo laico para los funerales de Estado pero, en cuanto a la revisión de los Acuerdos con la Santa Sede, pide ir "paso a paso".

"A mí me gustaría", ha asegurado Sánchez en una entrevista en eldiario.es, recogida por Europa Press, al ser preguntado por la posibilidad de aprobar un protocolo laico para los funerales de Estado.

Si bien, sobre la revisión de los Acuerdos con la Santa Sede y sobre el pago del IBI por parte de la Iglesia Católica, ha precisado que van a "ir paso a paso". "No podemos hacer todo en este corto período de tiempo. Saben cuál es la posición del partido socialista, pero paso a paso", ha subrayado.

Por otro lado, sobre la violencia sexual, Sánchez ha afirmado que el Gobierno "va a hacer todo lo posible para que haya unas calles en España libres de manadas", en referencia al delito de abuso sexual cometido por los cinco miembros de La Manada en los Sanfermines de 2016, por el que han sido condenados a nueve años de prisión.

Además, acerca de la violencia machista, ha asegurado que "se pueden volcar más recursos económicos" y "formar a las Fuerzas y a los Cuerpos de Seguridad, a la Policía, a la Guardia Civil, a los jueces y a los fiscales", aunque reconoce que "la seguridad total de una persona no se puede garantizar al cien por cien".

Controlar la migración irregular

Sobre la crisis migratoria, el presidente del Ejecutivo se compromete a "agilizar todos los trámites de los migrantes que piden el derecho a asilo" pero precisa que "también hay una migración irregular que no se puede permitir" y que tienen que "controlar".

"El compromiso del Gobierno de España con la dura realidad del Mediterráneo, y también la del Estrecho, está fuera de dudas. Nosotros respetamos los derechos humanos y el derecho al asilo de buena parte de estos migrantes. Pero esta es una realidad que tenemos que gestionar con altísimos grados de responsabilidad y seriedad", apunta.

En este sentido, recuerda que el Gobierno se ha comprometido a poner fin a los rechazos en frontera y a "hacer una gestión ordenada de los flujos migratorios", ante la llegada de más de 18.000 migrantes a las costas españolas en lo que va de 2018. Así, pone de relieve que han "vuelto a crear" una comisión interministerial sobre política migratoria "que se había abandonado por parte de la anterior administración".

Preguntado sobre si Europa debería sancionar a Italia por incumplir el derecho marítimo internacional y los derechos humanos al cerrar los puertos a los inmigrantes, Sánchez advierte de la "eurofobia" como "principal desafío al que enfrentarse en los próximos años" y aclara que las "coordenadas" en las que el Gobierno de España interpreta la realidad migratoria son "radicalmente opuestas" a las del Gobierno italiano.