Predominan principalmente las licencias de obra menor, con 1.800 en este periodo, y también es reseñable el número de licencias de obra mayor tramitadas, que alcanzan las 225 de enero a junio.

Díaz ha destacado la tendencia creciente en la tramitación de licencias y, en especial, de los proyectos de obra mayor que, por lo general, son también los que llevan asociada una mayor inversión.

De mantenerse el ritmo de solicitudes registrado en lo que va de año, se estima que el ejercicio podría cerrarse con un aumento global en torno al 6,5 por ciento en el volumen de licencias de obra.

A juicio del responsable municipal de Urbanismo, estas cifras manifiestan una consolidación de la actividad en el sector de la construcción y una mayor confianza de ciudadanos, emprendedores y empresas para invertir en la ciudad en actuaciones encaminadas a la mejora o acondicionamiento de viviendas, locales o instalaciones.

Díaz ha recordado que en 2016 y 2017 también se constató un crecimiento del número de licencias de obra, lo que evidencia ya una consolidación de esta tendencia de mejora.

Y ha confiado en que ese comportamiento se mantenga y se vea favorecido por medidas como la reciente modificación de las ayudas para la rehabilitación de fachadas y la instalación de ascensores, o las bonificaciones existentes en la obtención de licencias para este tipo de obras o para la reforma de inmuebles destinados a una actividad comercial.

Por último, ha resaltado que "este dinamismo del sector privado contribuye a remar en la misma dirección que lo hace el equipo de gobierno municipal, a través de la obra pública y la inversión productiva, para generar actividad económica y empleo en la ciudad".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.