Lactancia
Varias madres dan el pecho a sus bebés. (ARCHIVO)

Alimentar a los bebés con leche materna ayuda a que desarrollen defensas que les protejan de las alergias a las sustancias presentes en el aire causantes del asma, según un estudio publicado por la revista Nature.

El estudio afirma que si la madre transmite a través de la leche los alérgenos que respira del aire -y que desencadenarían el asma alérgico-, el sistema inmunológico del bebé desarrolla tolerancia a esas sustancias.

Unos investigadores franceses, liderados por Valerie Julia, experimentaron con crías de ratones de laboratorio a las que la madre transmitía a través de la leche los alérgenos que ella misma respiraba. El resultado fue que las crías desarrollaron tolerancia a esa sustancia sin que la madre les transmitiera inmunoglobulinas, sino que los pequeños ratones desarrollaron las defensas necesarias: un antígeno específico.

Los investigadores consideran que este hallazgo científico puede ser el primer paso para desarrollar nuevas estrategias que permitan evitar el padecimiento de alergias. El asma afecta a unos 300 millones de personas en el mundo.