Marta Pascal
 La coordinadora general del PDeCat, Marta Pascal, durante la segunda jornada de la Asamblea Nacional de la formación. EFE

La coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal, ha decidido este sábado finalmente dar un paso atrás ante la presión de los críticos y ha renunciado a seguir dirigiendo el partido, mientras que tampoco se quedará en la nueva dirección que se elegirá este domingo en la asamblea, según fuentes demócratas.

Fuentes del entorno de Pascal han confirmado la decisión de la dirigente, después de la presión externa de Carles Puigdemont y del sector crítico, que le había ofrecido quedarse en la dirección, pero sin el cargo de coordinadora general.

Los críticos estaban esperando a la renuncia de Pascal y se reservaban la posibilidad de presentar una lista alternativa para la dirección si ella no daba el paso atrás.

Así, la renuncia de Pascal posibilitará que al final se presente una única lista que, según fuentes demócratas, estará encabezada por el actual coordinador organizativo, David Bonvehí, como presidente de la formación y con la diputada en el Congreso Miriam Nogueras, como vicepresidenta.

A falta de culminar la negociación de la nueva lista, sí que se prevé, según las mismas listas, que integre a personas que estaban en la dirección hasta el presente con Marta Pascal.

"No tengo la confianza de Puigdemont"

En una breve comparecencia sin preguntas en la sala de prensa del Palacio de Congresos de Cataluña, donde se celebra la Asamblea Nacional del PDeCAT, Pascal ha justificado su renuncia al hecho de que el expresident Carles Puigdemont ya no cuenta con ella: "No puede ser que no tenga la confianza de Puigdemont".

Arropada por el grueso de dirigentes que la han acompañado en la dirección ejecutiva —entre ellos David Bonvehí, que se perfila como próximo presidente del PDeCAT, Maria Senserrich, Montserrat Candini y Ferran Bel—, además de los hombres fuertes del partido en Madrid, Carles Campuzano y Jordi Xuclà, Pascal ha expuesto la principal razón que la ha llevado a dar el paso atrás que pedían los críticos.

"Queremos un partido grande, donde todos sumen, donde no sobre absolutamente nadie. Pero es evidente que la coordinadora general del PDeCAT no puede ser que no tenga la confianza del presidente Carles Puigdemont. Y yo no la tengo, como es evidente", ha sentenciado.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.