Conservas de pescado y marisco
Conservas de pescado y marisco Anfaco

El empleo en el sector de la alimentación crecerá a un ritmo del 1,5% interanual en los próximos cuatro años, según las previsiones de Adecco. El impulso llegará de los cambios en la industria, fundamentalmente tecnológicos y legislativos.

El empleo en esta industria representa ya un 2,1% del total en España, frente al 0,6% del año anterior, un incremento de 1,5 puntos porcentuales en tan sólo doce meses. El conjunto de actividades que integran el sistema agroalimentario supone ya una aportación a la economía nacional que supera el 2,7% del PIB y el 16,8% del Valor Agregado Bruto (VAB) de la industria.

Los empleos más demandados

Los perfiles más demandados en la alimentación son:

  • Técnicos de mantenimiento
  • Personas encargadas de la carga y descarga
  • Carretilleros
  • Encargados del mantenimiento correctivo y de la maquinaria
  • Nutricionistas de la industria alimentaria (para laboratorios de control de calidad o departamentos de investigación, desarrollo e innovación)

El sector alimentario solicita profesionales de 32 años de media, edad que ha ido descendiendo. Así, el mayor grueso de ofertas de empleo se concentra en los candidatos de entre 26 y 30 años, que conforman el 34,9% del total, y en las edades comprendidas entre los 21 y 25 años (30,4%). Al igual que en otros sectores, los mayores de 46 años son los más perjudicados.

La apuesta por la tecnología también se ha notado en el sector de la alimentación, ya que ha derivado en una mejora de la calidad de los alimentos y una mayor disponibilidad de productos frescos. Sin embargo, esta evolución también ha obligado a una mayor formación por parte de los trabajadores que han tenido que aprender a manejar ciertas tecnologías.

El informe desvela que los cambios en los hábitos de consumo están impactando también en el empleo, ya que empiezan a emerger empresas de productos ecológicos que son más exigentes con el personal y las firmas de alimentación apuestan por lanzar nuevas líneas de productos enfocados a estos nuevos consumidores, lo que impulsa la creación de nuevos trabajos.

Por último, la demanda de estos profesionales cualificados ha crecido dentro del sector alimentario, por lo que la solicitud de estudios universitarios se ha elevado en los últimos años. Así, los grados de ciencia y tecnología de los alimentos y el de nutrición humana y dietética son los más demandados, junto a los de endocrinología y nutrición.