El programa de intervención familiar especializado en violencia filio-parental de la Diputación foral de Bizkaia atendió en el primer cuatrimestre del año a 70 adolescentes y jóvenes agresores (55 chicos y 15 chicas), correspondientes a 68 familias. De ellos, 14 agresores tenían entre 10 y 13 años, 20 entre 14 y 15 años, 31 de 16 a 18 años y cinco eran jóvenes de 19 a 21 años.

Las familias que han sufrido este tipo de violencia normalmente no denuncian a sus hijos, pero cuando lo hacen suele ser la madre quien interpone la denuncia, que rara vez lleva aparejada la petición de una orden de alejamiento. Se da la circunstancia de que en el 100% de los casos, la madre sufre agresiones de tipo físico o psicológico, según han informado fuentes de la institución foral a Europa Press.

El programa fue puesto en marcha por la Diputación Foral de Bizkaia a finales de diciembre de 2008 con la finalidad de dar respuesta al "grave problema" de la violencia filio-parental. Este programa aborda la violencia de los adolescentes que agreden a sus madres y padres u otros familiares convivientes. El abuso ejercido por estos y estas menores hacia sus progenitores puede ser físico, psicológico y/o económico.

A fecha de 30 a de abril de 2018 se encontraban en fase de intervención un total de 50 familias, estando en fase de seguimiento 56 familias.

Pueden ser beneficiarias de este programa las familias residentes en el Territorio Histórico de Bizkaia cuyos hijos o hijas, con edades comprendidas entre los 10 y 21 años, ejerzan violencia filio-parental y que soliciten ayuda para resolver dicha situación.

FAMILIAS ATENDIDAS

La familia tipo con la que se han establecido relaciones de ayuda psicoterapéuticas y socioeducativas desde el Programa durante el año 2017 ha sido una familia de tipo nuclear (55%), si bien hay un elevado porcentaje de otros tipos, bien porque las madres y padres se han separado (19% con colaboración entre ellos en la educación de los hijos e hijas, 18% sin colaboración), pudiendo o no volver a reconstituir la familia (3%) o por diferentes situaciones se conforman en familias monomarentales (5%).

Se trata en su mayoría de familias que acceden al programa derivadas desde otras instituciones o entidades (Justicia, Servicio de Infancia, Osakidetza..) que ya están o estaban realizando algún tipo de intervención (52%), siendo mayoritarias las derivaciones realizadas desde los servicios sociales (45%).

Son familias que mayoritariamente residen en poblaciones próximas a Bilbao, aunque sigue siendo Bilbao la población que aglutina a más familias atendidas desde el programa. El tiempo medio de participación en el Programa es de unos 10 meses y medio.

En cuanto al perfil educativo de las familias atendidas, el 36% de las madres asistidas en el programa han cursado estudios de ciclo formativo superior, diplomaturas o licenciaturas. En el caso de los padres, la cifra es del 34,4%.

ACTIVOS LABORALMENTE

La mayor parte de las parejas tiene al menos a una de las dos figuras activas laboralmente. En concreto, el 83% de las madres están activas laboralmente, mientras que el 17% se encuentra en situación de inactividad laboral. En el caso de los padres, el 84% están activos laboralmente, situándose el porcentaje de inactivos en el 16%.

Respecto a la situación de violencia filio-parental, mayoritariamente es la madre la perjudicada por este tipo de violencia, ya que la sufren en un 100% de las familias. En todos los casos, ellas sufren un maltrato de tipo psicológico, que en un alto porcentaje aparece asociado también al maltrato físico.

En las familias en las que también el padre sufre agresión, éste recibe siempre maltrato de tipo psicológico, y con frecuencia éste concurre con el maltrato físico. Normalmente no denuncian a sus hijos, pero cuando lo hacen suele ser la madre quien interpone la denuncia, que rara vez lleva aparejada la petición de una orden de alejamiento. Destaca que la existencia de la violencia de género (presente o pasada) en las familias que acuden al programa, se sitúa en el 2017 en el 19%.

El perfil de las otras personas familiares atendidas corresponde a un varón (aunque con datos similares a los de las mujeres) que guarda el parentesco de hermano con la persona adolescente agresora y que mayoritariamente sufre violencia física y psicológica.

BENEFICIARIOS

Las solicitudes para acceder al Programa se pueden presentar a través de los Servicios Sociales o entidades derivantes, o bien directamente ante el Servicio de Mujer e Intervención Familiar del Departamento de Empleo, Inclusión Social e Igualdad de la Diputación Foral de Bizkaia (cuando no haya intervención previa de otros servicios).

El programa atiende a estas situaciones desde una intervención integral con la familia, orientada a modificar el modelo de relación instaurado en la dinámica familiar y a facilitar el aprendizaje de un modelo de relación y de comunicación "más sano y satisfactorio", con el objetivo último de que desaparezca la violencia en las relaciones familiares.

Para ello, ofrece atención psicoterapéutica y educativa a la familia, realizando una valoración general de su dinámica familiar y de la situación de cada uno de los miembros, para llevar a cabo una intervención global, tanto a nivel individual como familiar, grupal y socio-comunitaria adaptada a las características de cada caso.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.