Pedro Sánchez y su esposa, en el concierto de The Killers
 Sánchez y su esposa, a su llegada al concierto de The Killers en el FIB. DOMENECH CASTELLÓ / EFE

El Festival Internacional de Benicàssim ha vivido este viernes la que a bien seguro será la jornada más intensa de su vigésima cuarta edición ya que al cabeza de cartel en el que estaban depositadas muchas expectativas, The Killers, se ha sumado la visita del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para precisamente ver a la banda de Las Vegas (EEUU).

Los rumores de la visita presidencial al FIB saltaron cuando Sánchez anunció en el Congreso de los Diputados que visitaría Castellón para mantener una reunión informal con el president de la Generalitat Ximo Puig. Sánchez, que ya había visitado el FIB en otras ocasiones -la última en 2016 cuando era secretario general del PSOE-, ha repetido ahora para ver precisamente a la banda "llena estadios" capitaneada por Brandon Flowers, que también es del gusto de la reina Letizia, que acudió al FIB en 2013 para verlos en directo aunque pasó totalmente inadvertida para las cámaras.

En la tarde del pasado viernes el presidente ha acudido al Ayuntamiento de Castellón donde ha sido recibido por la alcaldesa, Amparo Marco y ha firmado en el libro de honor. Posteriormente ha mantenido el anunciado encuentro con Puig y aunque Moncloa no habían incluido en la agenda oficial del presidente su visita al festival, los helicópteros sobrevolando el recinto y el aumento del personal de seguridad han apuntado a una visita que finalmente se ha producido.

Después de la expectación generada, Pedro Sánchez ha salido desde el "Backstage" hasta el escenario acompañado por su mujer y por la diputada socialista en el Congreso, Susana Ros, donde se han situado en un palco lateral para presenciar la actuación. Los asistentes de las primeras filas -que venían guardando su sitio desde la sofocante primera hora de la tarde- han coreado "Pedro, Pedro" hasta que el presidente los ha saludado desde el lateral del escenario.