La actriz Roseanne Barr parece incapaz de superar la polémica sobre el tuit racista que hizo que cancelasen su exitosa sitcom. Es más, aunque ya ha pedido disculpas varias veces por ello, ahora la bola vuelve a hacerse grande.

La polémica ha resurgido en el último vídeo que ha subido a su canal de YouTube, donde ha estado subiendo pequeños clips para explicar su comportamiento y lavar su imagen Sin embargo, en la última publicación ha cambiado el tono.

Despeinada y fumando, la actriz de 65 años habla con un hombre que está tras la cámara sobre otro vídeo ya editado. Sin embargo, cuando él le pregunta por el polémico tuit, Barr pierde los papeles. Nerviosa, tocándose la cabeza y el pelo, grita: "Estaba intentando hablar sobre Irán, estaba intentando hablar sobre Valerie Jarrett, sobre el acuerdo de Irán".

Mientras el hombre intenta aclararlo un poco, ella le ignora y dice "sobre eso era mi tuit". Él intenta reconducir el tema, pero ella, ya totalmente fuera de sí, grita airada y aún más alto: "¡Pensaba que la puta era blanca, maldita sea. Pensaba que la puta era blanca, joder!".