Diques.
El río Aravalle, en Ávila, tras la eliminación de la presa de Retuerta. La presa estaba desuso y cortaba la conectividad del río. WWF

La organización ecologista WWF pidió hoy eliminar miles de diques y presas en desuso en Europa para conseguir la recuperación de la flora y fauna en los ríos y su entorno, así como mejorar la calidad del agua.

De acuerdo con un informe publicado este viernes por WWF, en Europa hay una barrera por cada kilómetro de ríos, de los cuales muchos son diques pequeños (sólo el 3 % del total mide más de 10 metros) que tienen un "profundo impacto negativo" medioambiental.

"Decenas de miles de pequeños diques y barreras ya no se usan, pero están todavía en pie: bloqueando las migraciones de los peces, parando el flujo de sedimentos y nutrientes y minando el valor de los ríos para la gente y la naturaleza", dijo en un comunicado el responsable de WWF Stuart Orr.

Según el informe, solo en España, Francia, Polonia y el Reino Unido hay hasta 30.000 diques pequeños ahora obsoletos, aunque el número "podría ser mucho más alto", afirman.

El estudio señala que entre 1970 y 2012 el número de especies en ríos, humedales y deltas europeos cayó un 81% y añade que los diques suponen entre el 55% y el 60 % de las causas de desaparición de las especies, barreras que son también la causa principal de que actualmente solo el 40% de los ríos en Europa tenga un estatus ecológico considerado "bueno".

Por ello WWF considera que, si bien estos diques han sido esenciales para el desarrollo, aquellos que ya no están en uso deberían eliminarse, una opción que permitiría recuperar la fauna, ayudar a los países a cumplir los objetivos de la Directiva Marco del Agua europea y sería incluso más barata que mantenerlos en pie, aseguran.

"La retirada de diques en Europa ha mostrado que los peces vuelven rápidamente a los ríos por primera vez en décadas (...) y conforme vuelven los peces también lo hacen los pájaros que se alimentan de ellos y otras especies", dijo en un comunicado el miembro de la Organización Mundial de las Migraciones Pesqueras, Peter Gough, autor del informe.

Además, la revitalización de los ríos revitaliza también las áreas rurales, argumenta.

El informe calcula que hasta ahora se han retirado entre 4.000 y 5.000 de estas barreras, con Francia y Suecia a la cabeza, y presenta casos de éxito.

La retirada de dos presas en Holanda en 2015 en el arroyo de Boven Slinge permitió un aumento del 30% en el número de peces y del 148% en la cifra de animales en general, mientras que la retirada de un dique en el río danés Gudena permitió que el número de truchas pasase de cero a entre 4 y 5 por metro cuadrado.

También el fin de la presa de Maisons-Rouges en Francia en 1999 provocó un "aumento espectacular" de peces, según la organización, pasando en ocho años de la casi inexistencia de lampreas a 41.000 ejemplares.