Ratón de laboratorio
Ratón preparado para la experimentación de un aerosol. GTRES

 La Comisión Europea ha dado un primer aviso a España y otros cinco países para que transpongan correctamente las medidas relativas a la protección de los animales de laboratorio previstas en la legislación comunitaria

La CE ha decidido enviar cartas de emplazamiento a seis Estados miembros (Estonia, Alemania, Portugal, Rumanía, Eslovaquia y España) en relación con las deficiencias detectadas en la transposición a sus legislaciones nacionales de la normativa de la UE relativa a la protección de los animales utilizados para fines científicos.

Esa norma, que debía transponerse a nivel nacional a más tardar el 10 de noviembre de 2012, garantiza un alto nivel de bienestar animal, salvaguardando al mismo tiempo el buen funcionamiento del mercado interior.

Sin embargo, en esos países se han detectado defectos de aplicación.

Las propias autoridades españolas, señala el comunicado, han "reconocido defectos en su legislación, pero todavía no los han corregido en ámbitos tales como el mantenimiento de registros y la cláusula de salvaguardia relativa a la utilización de primates no humanos".

Tanto España como los otros Estados miembros disponen de dos meses para responder o, de lo contrario, el Ejecutivo comunitario podría decidir enviar un dictamen motivado, el último paso antes de llevarles antes el tribunal en Luxemburgo.