Imagen de archivo de una embajada en Ontinyent
Imagen de archivo de una embajada en Ontinyent AYTO

Las fiestas de Moros y Cristianos del territorio valenciano fueron declaradas Bien de Relevancia Local (BRL) en 2015, y en la orden se establecía la posibilidad de reconocer como BIC aquellos actos singulares de estas fiestas que requieren de mayor protección patrimonial por su implicación en el acervo cultural, recuerda la Generalitat en un comunicado.

La propuesta ha sido realizada por la Comisión Consultiva de fiestas de Moros y Cristianos, la que establece los criterios para el reconocimiento como Bien de Interés Cultural Inmaterial de las fiestas o actos de las fiestas de Moros y Cristianos de especial relevancia y significación para el patrimonio cultural valenciano.

En el caso de Alcoi, el órgano ha acordado proponer la declaración de BIC del conjunto de la fiesta de Moros y Cristianos por la singularidad que esta fiesta tiene para el municipio y para el resto del mundo. Esta festividad en honor a san Jorge Mártir tiene una personalidad propia desde el siglo XVI, adquiriendo a mediados del XVIII las características que la definen.

Además de la recreación histórica de un episodio como es la lucha entre Jaume I y Al Azraq en el contexto de enfrentamiento militar en el antiguo Reino de Valencia del XIII, los Moros y Cristianos de Alcoi tienen una trascendencia social y turística.

Su reconocimiento viene así justificado por la antigüedad, la estructura y la organización popular, pero también por el rigor historicista y el valor escenográfico de sus vestimentas, por ser pioneros en la creación de indumentarias especiales, incorporar la música a los festejos e influir en la consolidación del fenómeno valenciano de las bandas de música.

Otras razones que motivan la declaración BIC son la contribución al mantenimiento de oficios artesanales y la cooperación en la conservación del patrimonio arqueológico industrial, entre otras aportaciones.

LA 'BAIXÀ'

En cuanto a los actos de las Embajadas y la 'Baixà' del Cristo de la Agonía de las fiestas de Moros y Cristianos de Ontinyent, se estima que la antigüedad del texto de las embajadas y los valores patrimoniales de estos actos son merecedores de la declaración BIC.

Las Embajadas conservan los alardos de época foral, representación simbólica del enfrentamiento entre las dos culturas. El texto de las embajadas, escritas por el escritor romántico J.J. Cervino en 1860, contiene un valor literario que es necesario preservar.

La 'Baixà' del Cristo de la Agonía es el símbolo máximo de la fiesta de Moros y Cristianos de Ontinyent. Es heredera directa de las salvas de honor que disparaban las milicias efectivas de época foral. Una celebración con más antigüedad que las mismas fiestas moro-cristianas y que continúan celebrándose prácticamente igual que hace 150 años.

Con la apertura de los trámites, el departamento autonómico atiende la petición formulada por el Ayuntamiento y la Societat de Festers para dar la mayor protección patrimonial posible a los dos actas singulares de las fiestas, detallan desde el consistorio.

La iniciativa se aprobó en el pleno municipal de finales de marzo, donde el entonces alcalde, Jorge Rodríguez -que ha delegado funciones en Rebeca Torró- destacaba la importancia de conservar y cuidar las tradiciones, porque "son aquellas que nos hacen únicos".

La Societat de Festers solicitó el reconocimiento BIC en 2011, pero la petición se quedó paralizada. Ahora, gracias a un cambio en la normativa, volvió a presentar la documentación, explican desde el Gobierno local.

Entre los requisitos figuraba la necesidad de que la petición fuera avalada por otras instituciones locales o asociaciones, por lo que el Ayuntamiento mostró su apoyo a la iniciativa para reconocer a dos de los actos más representativos de las fiestas. El proyecto también ha contado con el apoyo de la Mancomunitat de Municipis de la Vall d'Albaida y una quincena de asociaciones locales.

Ontinyent ya logró que el Canto dels Angelets fuera declarado Bien Inmaterial de Relevancia Local, por lo que con la declaración a las Ambaixades y la Baixada quiere lograr el sello de Interés Turístico Internacional para sus festejos.

El presidente de la Societat de Festers, José Rafael Sanchis, ha valorado el anuncio como "una muy buena noticia" que los festeros perseguían desde 2011, para proteger "al máximo" la tradición de estos actos tan emblemáticos, que "no han cambiado nunca". "Ahora, trabajando codo con codo con el Ayuntamiento, lo hemos conseguido, y es motivo de satisfacción para la sociedad y para todos los festeros", ha manifestado.

BALL MORO DE CALLOSA

Por otro lado, en la reunión también se analizó la propuesta del 'Ball Moro i Cristià' de las fiestas de Callosa d'en Sarrià (Alicante) y la Comisión consideró que la figura de protección patrimonial más adecuada es el Bien de Relevancia Local, al que aplica el mismo régimen de tutela que a un BIC si bien con alcance territorial local.

Consulta aquí más noticias de Alicante.