21st Century Fox.
Logo de 21st Century Fox. FOX / YOUTUBE

El consorcio de medios de comunicación Comcast anunció este jueves que saldrá de la puja por los activos de la firma 21st Century Fox y pasará a concentrar sus esfuerzos en el operador de televisión de pago británico Sky.

"Comcast no seguirá intentando más perseguir la adquisición de los activos de 21st Century Fox y, en lugar de ello, se centrará en nuestra recomendada oferta por Sky", aseguró la compañía en un comunicado difundido este jueves.

La empresa y Disney habían intercalado ofertas por Fox durante los últimos meses, por lo que el nuevo movimiento parece dejar vía libre al grupo de Walt Disney para su adquisición.

La última propuesta realizada por Comcast el pasado mes de junio incluía un precio de 35 dólares por acción, lo que elevaba la operación a unos 65.000 millones de dólares, por encima de los 52.400 millones que estaban en juego cuando Disney había anunciado el 14 de diciembre que compraría los activos.

"Me gustaría dar la enhorabuena a Bob Iger y al equipo de Disney y alabar a la familia Murdoch y Fox por crear estas deseables y respetadas compañías", aseguró en el texto Brian Roberts, presidente ejecutivo de Comcast Corporation.

Comcast, un conglomerado que incluye las cadenas NBC, CNBC y Telemundo y los estudios Universal, elevó el pasado 11 de julio su oferta por Sky a 26.000 millones de libras (unos 34.300 millones de dólares) horas después de que 21st Century Fox ofreciese 24.500 millones de libras (unos 32.300 millones de dólares) por el grupo británico.

Por otra parte, los activos en cuestión de Fox implican la compañía de cine 20th Century Fox, que ha producido éxitos de Hollywood como Avatar y X-Men, así como los canales de televisión Nat Geo y las participaciones en el proveedor de contenidos de cine y televisión Hulu.

Las adquisiciones se enmarcan en un contexto en el que el ámbito de las tecnologías y las emisiones de contenido audiovisual de pago está viviendo grandes movimientos empresariales. En los últimos meses, el gigante de las telecomunicaciones AT&T consiguió superar las trabas judiciales para adquirir Time Warner, aunque el Gobierno de EE UU ha recurrido la sentencia que daba luz verde a la operación.