La Guardia Civil ha detenido poco antes de la una de la madrugada de este jueves a Luciano José Simón, el vecino de Turieno (Cantabria), de 58 años, que se fugó el miércoles por la mañana de su casa, tras atrincherarse en ella durante once horas y de la que salió armado sin ser visto, después de disparar a los agentes, uno de los cuales resultó herido.

Según informaron fuentes de la investigación, el hombre fue detenido cuando volvía a su casa por agentes de la Guardia Civil, que se encontraban ocultos esperándole y le tendieron una trampa.

Las mismas fuentes señalaron que el detenido ha sido trasladado a la Comandancia de la Guardia Civil en Cantabria, situada en Santander.

La detención de Luciano José Simón fue posible gracias al amplio dispositivo de búsqueda que había establecido la Guardia Civil para buscarle durante toda la noche, después de que el hombre se fugara de su casa.

Amenazas a punta de navaja

El hombre, considerado "extremadamente peligroso" por la Guardia Civil, tiene antecedentes por drogas, lesiones, robo con fuerza y atentado contra la autoridad, y se atrincheró en su casa la noche del pasado martes después de que su hermano (y no él mismo, como se informó en un primer momento) llamara al instituto armado.

El hermano avisó porque Simón, como se le conoce en la comarca de Liébana, había amenazado con una navaja a varios familiares, según informó el coronel jefe de la Guardia Civil en Cantabria, Luis del Castillo.

Sobre las 20.30 horas de este martes, una patrulla de la Guardia Civil llegó a Turieno y al acercarse a la casa de Simón, éste cogió una escopeta, aunque no tiene licencia de armas, y comenzó a disparar.

Un agente, herido

Tras los disparos más agentes de la Guardia Civil llegaron al pueblo lebaniego, de unos cien habitantes y situado al lado del Parque Nacional de los Picos de Europa, y permanecieron toda la madrugada del miércoles en la localidad, mientras el hombre seguía disparando, lo que hizo en "más de veinte ocasiones".

La Guardia Civil pidió a todos los vecinos de Turieno que permanecieran en sus casas con las persianas bajadas y las contraventanas cerradas, y solicitó apagar la luz del pueblo, hasta que en uno de los momentos el hombre disparó contra los agentes, uno de los cuales, un guardia civil de 49 años, resultó herido en un pie, aunque sus heridas no revisten gravedad.

Doce horas de búsqueda

Luciano José Simón salió de la vivienda sin ser visto y supuestamente armado, por lo que desde ese momento la Guardia Civil desplegó un dispositivo por Liébana, para evitar que el hombre saliera de la comarca, compuesto por más de cien agentes y otros guardias civiles de Asturias, León y Palencia.

La Guardia Civil buscó a Luciano José Simón durante más de doce horas por el monte, que el hombre conoce a la perfección, por las carreteras e, incluso, por casas aledañas al pueblo, hasta que finalmente lo detuvieron cuando trataba de regresar a su casa.

Este jueves por la mañana, el delegado del Gobierno en Cantabria, Pablo Zuloaga —acompañado posiblemente por el coronel jefe de la Guardia civil en esa Comunidad, Luis del Castillo— dará a conocer más detalles de esta detención, en el transcurso de una rueda de prensa con la Policía Nacional en la que informará de una operación de desarticulación de unas bandas que se dedicaban a la trata, explotación sexual o blanqueo.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.