Así lo ha señalado, a través de un comunicado remitido a Europa Press, el "prestigioso" profesor y paleontólogo aragonés José Ignacio Canudo durante su visita a las excavaciones del yacimiento de Valdepalazuelos-Tenadas del Carrascal.

Allí, ha asegurado que los restos están "muy bien conservados", además de reconocer su "emoción" al verlos. Se trata de una serie cervical, "las vértebras de la espalda, las de la cola, los huesos del brazo", matiza el paleontólogo que colabora desde hace varios años con el equipo de investigación del Museo de los Dinosaurios de Salas de los Infantes.

El profesor ha subrayado que se trata de un animal "bien extraño", raro", con características morfológicas "que no se habían visto nunca de un saurópodo", por lo que lo hacen "más interesante".

Para el destacado experto en dinosaurios han aparecido unos huesos "perfectamente conservados", que se debieron fosilizar muy cerca del momento en que fueron enterrados en la llanura de Torrelara, donde han permanecido más de 150 millones de años hasta su aparición tras la labor científica y de excavación paleontológica internacional que tiene lugar en Burgos durante esta quincena de julio.

Canudo enfatiza que se trata de huesos "que no están aplastados" por lo que se puede apreciar con nitidez "todas las características del hueso" y se podrá reconocer perfectamente a qué animal pertenecen. El profesor se mostraba seguro de que se trataba de "un animal nuevo" en su especie, "aunque aún queda un largo recorrido para sacarlo y estudiarlo".

El nuevo dinosaurio en Torrelara "es muy antiguo y el primer saurópodo de esta edad, más de 150 millones de años, que aparece en esta parte del Sistema Ibérico", hecho que lo hace "aún más interesante" para compararlo con otros descubrimientos de dinosaurios como el Aragosaurus, el Tastabinsaurus y el Turiasaurus, en Aragón, para ver "si están relacionados".

CATEDRÁTICO

José Ignacio Canudo San Agustín es paleontólogo y catedrático de la Universidad de Zaragoza. Así como uno de los mas reconocidos expertos de Europa en dinosaurios, doctor y profesor.

Para Canudo "algunos de los huesos aparecidos ponen de manifiesto que se trata de un dinosaurio grande". El paleontólogo hace especial hincapié en el húmero descubierto (hueso que pertenece al brazo o pata delantera del dinosaurio) cuyo tamaño permite indicar que puede ser un animal de entre 18 y 20 metros de longitud.

"Aunque no se trataría de un dinosaurio gigantesco, si es un animal de larga cola, cuerpo de un saurópodo enorme y cuatro patas, que ocuparía la cuarta parte de un campo de fútbol", ha señalado.

Asímismo indica que en este yacimiento han aparecido partes articuladas del dinosaurio que parecen corresponder todas al mismo ejemplar y a la misma carcasa del animal, "más significativa y más completa".

Sin embargo las partes desarticuladas que se han descubierto indican también que podría haber "más de un dinosaurio", porque "son huesos que se han fosilizado por transporte". "Han sido transportados como se ve en el yacimiento y, junto a ellos, hay dientes de dinosaurio carnívoro y de algún cocodrilo, por lo que podría considerarse que en ese desplazamiento, aparte de la carcasa del animal, se han movido restos de otros ejemplares de dinosaurio", ha continuado.

BUEN AMBIENTE

Durante la jornada de trabajo en Torrelara para analizar 'in situ' los grandes huesos que han aparecido desde el inicio de la campaña de excavación promovida por el Colectivo Arqueológico Salense, la Fundación de Dinosaurios de Castilla y León y el Museo de los Dinosaurios de Salas de los Infantes, Canudo ha subrayado el "buen ambiente y el entusiasmo" que hay en la excavación, con investigadores "bien jóvenes" dispuestos a realizar un "trabajo duro que se hace en medio del monte". "Es una excavación excepcional" ha concluido.

El equipo de investigadores que participa en la décimo quinta campaña de Excavaciones Paleontológicas de Dinosaurios de la Sierra de la Demanda proceden de distintas partes de España, Méjico y Francia, y están dirigidos por el doctor y profesor Fidel Torcida Fernández-Baldor, director del Museo de los Dinosaurios de Salas.

Esta es la segunda excavación que se realiza en el yacimiento de de Valdepalazuelos-Tenadas del Carrascal

y con lo avanzado hasta ahora podría confirmarse la existencia de dos o más dinosaurios en este yacimiento de Torrelara, unos animales de más de 145 millones de años de antigüedad y escasos en la península ibérica.

En estos próximos días, los 20 excavadores que participan en los trabajos de recuperación de los restos de dinosaurios de Torrelara, acompañados por varios colaboradores más, intentarán descubrir y recuperar nuevos fósiles que permitan completar el estudio y la datación de los restos aparecidos, con elementos fósiles pertenecientes al cráneo y otras partes del animal.

En estos momentos, la imagen que ofrece el yacimiento, con muchos huesos fósiles aún sin extraer completamante, es sumamente plástica y atractiva.

Entre los investigadores participantes en la décimo quinta campaña figuran doctores en Paleontología y Geología así como licenciados, graduados y estudiantes en Biología, Biología evolutiva, Antropología, Arqueología y Restauración.

El ambiente en el que vivían los dinosaurios de Torrelara se ha reconstruido a partir de sedimentos, debajo de los cuales han aparecido enterrados, y que corresponden a una llanura de inundación de un río. En esa zona de excavación han aparecido ya desde 2017 huesos de lo que parecen ser dinosaurios saurópodos diplodocoideos del tránsito jurásico-cretácico, concluye el comunicado.

Consulta aquí más noticias de Burgos.