Avión de Ryanair
Imagen de archivo de un avión de Ryanair en un aeropuerto. RYANAIR - Archivo

Los sindicatos Sitcpla y USO han condicionado este miércoles la desconvocatoria de la huelga de tripulantes de cabina de Ryanair para los próximos 25 y 26 de julio a que la compañía irlandesa se comprometa a someterse a la  legislación española en materia laboral, "como cualquier otra empresa".

Antes de la reunión que se celebra esta tarde en la Dirección General de Trabajo, representantes de los sindicatos han insistido, en declaraciones a los medios de comunicación, en su reivindicación y han mostrado su pesimismo por que se pueda llegar a un acuerdo.

El portavoz y responsable de Relaciones Externas de Sitcpla, Antonio Escobar, ha dicho que fue la Subdirección General de Relaciones Laborales, dependiente de la Dirección General de Trabajo, la que les citó para intentar mediar y desbloquear el conflicto.

Escobar ha manifestado que desde que convocaron la huelga no ha habido un acercamiento ni siquiera para establecer los servicios mínimos. Ha señalado que si Ryanair solicita el establecimiento de estos servicios con ello acepta "tácitamente" que la legislación que le es aplicable es la española.

Escobar ha criticado que la aerolínea irlandesa se acoja a la ley irlandesa para lo que le conviene, mientras que para otras cosas es "trasnacional y paneuropea".

Además, ha dicho que los tripulantes "tienen que simular que son irlandeses y que están siendo desplazados a España temporalmente, con lo cual están en un limbo jurídico".

El representante de Sitcpla ha dicho que hay países europeos en que esto no ocurre, como Francia, Noruega o Dinamarca, en que Ryanair, o cumplía su legislación local, o no tendría bases en el país.

El responsable de Vuelo de USO Sector Aéreo, Ernesto Iglesias ha pedido que el Gobierno explique en la reunión de este miércoles lo que sí ha trasladado "oficiosamente" a la dirección de Ryanair sobre los servicios mínimos.

En este sentido, quiere que el Gobierno aclare su postura después de haber dicho que no puede aplicar servicios mínimos a contratos que no son españoles.

Ha pedido al Ejecutivo que haga cumplir con la ley española a una compañía que hace beneficios en España y que luego se lleva a Irlanda y ha afirmado que "el colonialismo laboral de Ryanair se tiene que acabar".

Iglesias ha dicho que, aunque están abiertos a dialogar hasta el último momento, la empresa "no está muy por la labor" y ya les manifestó en la mediación que "va a la guerra; esas fueron las palabras textuales".