La denuncia partió del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, a causa de un vertido del río Rato a la altura del barrio lucense de A Garaballa, ocurrido el pasado año. Al edil se le investiga por un supuesto delito leve contra los recursos naturales.

Antes de prestar declaración ante la jueza, en declaraciones a los medios ha asegurado que, aunque es "responsable de la protección del medio ambiente", "no tiene competencias en el tanque de tormentas". Aún así, ha añadido que le harán "las preguntas pertinentes" y "contestará".

Además, ha puntualizado que dicho tanque de tormentas "estaba sin mantenimiento": "Entonces, desde mi área, tomamos todas las precauciones que nos indicaron los técnicos al respecto de los malos olores y se hacían desatascados periódicos".

"Es lo que se podía hacer, según los técnicos, hasta que en otras áreas consiguieran contratar el mantenimiento de ese tanque. Eso son temas que no llevaba", se defendía a la entrada del juzgado.

A día de hoy, "según le comentaron compañeros", el tanque "está funcionando con medios propios mientras no se contrate el mantenimiento". "Funciona con normalidad, por lo que me comentaron", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Lugo.