Gwyneth Paltrow y Bar Refaeli
La actriz Gwyneth Paltrow y la modelo Bar Refaeli incluyen los tratamientos de barro en sus rutinas de belleza. ARCHIVO

Los famosos se pasan a las terapias de barros, que ya usaban muchos mortales, y hay quien habla de una tendencia en belleza. No es así, no. No hace falta que nos remontemos hasta Cleopatra para argumentar que el barro tiene muchos beneficios para la piel y que el sector cosmético lleva años usando sus minerales. 

La actriz Keira Knightley aprovechó sus vacaciones en la isla italiana de Pantelleria (al suroeste de Sicilia) para hacerse una cobertura corporal con lodo. Nada de pijadas de centros de belleza: Knightley se lo hizo en pleno Lago di Venere.

La acompañaba su marido, James Righton, que hizo las labores de esteticista y le untó barro por las zonas del cuerpo a las que Knightley no llegaba. Una vez que se le secó sobre la piel, la británica se quitó el barro con el agua, mientras masajeaba su cuerpo. Así exfolió su piel de manera natural y mejoró su flujo sanguíneo.

Lo mismo hizo Mario Lopez, uno de los protagonista de la mítica serie Salvados por la campana, en su recientes vacaciones a Israel.

Chillin at the Dead Sea... #MudBath #FloatGameStrong

Una publicación compartida de Mario Lopez (@mariolopezextra) el26 Mar, 2018 a las 9:07 PDT

"Estamos en el Mar Muerto y me estoy dando un pequeño baño de barro. Lo llaman el Mar Muerto porque no hay criatura viviente en él. Nada sobrevive aquí", escribió en Instagram el actor y presentador de 44 años.

Huelga decir que la israelí Bar Refaeli ha estado en multitud de ocasiones en la zona, pero en una visita que hizo en 2011 twitteó algunas fotos suyas cubierta de barro de pies a cabeza. Para las zonas sensibles como la cara es mejor usar barro humedecido porque es menos agresivo para la piel.

Gran protagonista de los tratamientos corporales y faciales en centros de estética y spa, el barro contiene minerales naturales que son una joya, sobre todo, para las personas que tienen problemas de acné porque contribuye a disminuir el enrojecimiento.

No creemos que Gwyneth Paltrow tenga problemas con los granos, pero como es muy healthy para el primer número de la revista Goop, la actriz posó casi desnuda y cubierta de barro. La portada no pasó desapercibida como tampoco su web.

Han pasado casi diez años desde que el site Goop, que montó la estadounidense sobre un estido de vida supuestamente saludable, ha ocupado más de un titular por sus vapores vaginales, métodos de adelgazamiento que promuven la desnutrición, limpiezas con leche cabra... y en septiembre de 2017 dio un paso más al meterse en el terreno de los medios impresos.

Volviendo al tema de la belleza, una buena mascarilla facial ayuda a eliminar las impurezas y a mantener limpia la dermis. Dentro de las rutinas de belleza, los expertos recomiendan aplicarse una mascarilla (del tipo que sea) una vez por semana. Lo más importante es no retirar el producto antes de tiempo, es decir, hay que dejarlo secar. Cuando está totalmente seca, la arcilla se adherirá a la piel muerta y los puntos negros. Así, cuando la retires se lleva consigo toda esa suciedad.

Gracias a las redes sociales hemos visto a famosas como Blanca Suárez o Khloe Kardashian haciéndose un selfie con una mascarilla de barro. Aunque son exfoliantes, las mascarillas de barro tienen el beneficio adicional de hidratar la piel por lo que no hay que preocuparse de que pueda resecar. También reduce los signos del envejecimiento.

Los domingos no iban de esto? Pues eso. #PasandoLaITV #CamuflageStyleInDaShowa #DeBarroHastaLosDientes

Una publicación compartida de Blanca Suárez (@blanca_suarez) el17 Ene, 2016 a las 10:31 PST

Ni la realeza ha podido resistirse a rebozarse en barro: El Príncipe Guillermo fue fotografiado en la isla balear de S'Espalmador en 2006 con una Kate Middleton cubierta de lodo. Las islas Baleares son uno de los destinos recomendados para combinar viaje y tratamiento.

La playa de Cavalleria en Menorca es famosa por el intenso color rojo de sus rocas y arcilla (Kate Hudson se hizo un peeling allí), mientras que la cala Saona de Formentera tiene un tipo de barro que al parecer alivia la tensión muscular.