Varios de los niños rescatados de la cueva de Tailandia.
Varios de los niños rescatados de la cueva Tham Luang son atendidos en el hospital, en la provincia de Chiang Rai (Tailandia). PRD / HANDOUT / EFE

Los doce chicos y el entrenador que fueron rescatados del interior de una cueva en el norte de Tailandia en la que permanecieron atrapados más de dos semanas comparecerán este miércoles ante la prensa antes de ser dados de alta mañana.

Las autoridades tailandesas han preparado una comparecencia de 45 minutos que será retransmitida por varios canales de la televisión local con preguntas presentadas de antemano y aprobadas por el equipo de médicos y psicólogos que atiende a los jóvenes.

En el programa especial, titulado Dern Nah Prathet Thai (Tailandia sigue adelante) y que se emitirá por la tarde, también participarán familiares de los jóvenes y miembros de la Marina que intervinieron en el operativo de rescate.

Tras pasar más de una semana en el hospital de Chiang Rai los doce jugadores, todos ellos menores de 16 años, y su entrenador, de 25, han recuperado entre 2 y 3 kilos de peso y su estado de salud ha mejorado considerablemente.

Los dos primeros grupos de rescatados completaron el tratamiento de siete días de antibióticos y su estado de salud es descrito por los médicos como "normal", indicó el secretario permanente de Salud Pública, Jessada Chokdamrongsuk, según el diario Bangkok Post.

Los rescatados el último día siguen recibiendo antibióticos pero su estado de salud no ha desarrollado ninguna complicación, añadió Jessada.

El grupo entró en la cueva Tham Luang, situada en la norteña provincia de Chiang Rai, durante una excursión el sábado 23 de junio tras completar un entrenamiento de fútbol cuando una súbita tormenta inundó el camino de salida.

Estuvieron nueve días perdidos y sin alimentos hasta que los encontraron a cuatro kilómetros de la entrada, el 2 de julio, y finalmente fueron rescatados entre los días 8 (4), 9 (4) y 10 (5).

Los equipos de búsqueda y rescate, que llegaron a formar más de mil personas, los sedaron y transportaron en camillas y bajo el agua en los tramos inundados hasta la salida de la gruta.