Ana Belén y Juan Echanove en la presentación del reestreno de 'El vuelo de la paloma'.
Ana Belén y Juan Echanove en la presentación del reestreno de 'El vuelo de la paloma'. EFE / BALLESTEROS

Hace treinta años, el guionista Rafael Azcona y su amigo, el director de cine José Luis García Sánchez, escribieron el guion de El vuelo de la paloma, un "sainete" incorrecto que sería hoy muy difícil de rodar porque cualquier director, guionista o productor se sentiría "coartado".

Es la opinión de la actriz protagonista, Ana Belén, quien considera que "estamos llegando a unos extremos de corrección política que coartan a cualquiera, y mucho, porque coartan la libertad de creación".

"Y no solo es esta película, creo que hay cantidad de cintas que se hicieron en los ochenta, en la época de la Transición y saliendo de la dictadura que ahora mismo yo no creo que se las plantearía hacer ningún director, lo veo muy difícil", ha señalado.

La actriz, directora de cine y cantante hizo estas consideraciones en un acto en el que presentaba, junto al director, a su marido y productor de la película Víctor Manuel, el actor Juan Echanove y el director de Fotografía, Fernando Arribas, la versión restaurada de El vuelo de la paloma, que se reestrena en salas el próximo día 27 cuando se cumplen treinta años de su estreno.

"¿Pero es que hay algo en esta película que sea rechazable?", se preguntaba el septuagenario realizador quien, fiel a su estilo y sentido del humor, pidió a las "feministas o transexuales" de la sala que lo contradijeran.

Los comentarios se referían al personaje de Antonio Resines, "el típico amigo que se emborracha en las fiestas y acaba metiendo mano a las tías", ha explicado Juan Echanove, convencido de que "hasta este comentario de 'las tías' es hoy incorrecto".

Según el actor, si los cineastas atendieran hoy a "lo que se puede o no se puede hacer", a lo mejor "no se harían películas".

Lo que sí sucede, apunta, es que "hay una especie de armazón que lleva al cine a un formalismo muy concreto que hace que todas las películas se parezcan mucho".

La sociedad diferente, la sociedad pusilánime

Para Víctor Manuel la película es "políticamente incorrecta", es "impensable -dice- que cosas que se dicen en ella se digan hoy en ninguna película porque ninguna televisión te lo aceptaría".

"Estamos en una sociedad pusilánime, diferente a aquella, y con demasiadas precauciones con respecto a todo. Creo que la película respira libertad", ha considerado el también cantante y compositor.

La película cuenta la historia de una "madamme Bovary" de barrio, explica la actriz, que sueña con cambiar su día a día rutinario. Un día, en una plaza al lado de su casa, llega el rodaje de una película donde participa un actor al que admira en secreto.

El equipo, que ya se conocía de Divinas palabras, "bordó" el esperpento que buscaba el director, ha señalado García Sánchez, quien ha desvelado que los manifestantes que aparecen en la cinta son reales: fue la primera huelga general al gobierno socialista, el 14 de diciembre de 1988.

"Era un momento convulso, todos estaban contra el PSOE, los rojos y la derecha, y la herramienta para ello eran las huelgas", algo que hoy "habéis perdido", ha ironizado el director.

Entre anécdotas y declaraciones de amor, como la que ha hecho Arribas de que "hubiera pagado" por estar en esta película, también ha salido el tema de la bajada del IVA en el cine, que Ana Belén ha considerado lo justo.

"Ya había habido una bajada en el teatro y en los espectáculos en vivo y era necesario que ocurriese en el cine para equipararnos a otros países europeos", ha señalado.

En este sentido, la actriz ha dicho que espera que la bajada "se note" en el precio de las entradas y que la gente que aducía "no poder permitírselo" vaya ahora al cine. "La subida del IVA -ha recalcado- me pareció siempre un poco de castigo".