Rafael Hernando, portavoz del PP, este martes en el Congreso.
Rafael Hernando, portavoz del PP, este martes en el Congreso. EFE

PP y Ciudadanos criticaron este martes duramente al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a quien acusaron de pactar con nacionalistas, separatistas e incluso con los "amigos de ETA" para alcanzar el poder y mantenerse en él. Populares y naranjas atacaron al socialista durante el Pleno del Congreso donde el líder del Ejecutivo presentó su hoja de ruta para gobernar hasta agotar la legislatura.

El portavoz parlamentario del PP, Rafael Hernando, consideró que los españoles no se merecen un presidente que tiene que "pagar favores" a sus socios y cuestiona para ello el pacto constitucional, o que utiliza la política penitenciaria referida a los presos de la banda terrorista ETA como "moneda de cambio". Esa forma de proceder, recalcó, es una "hipoteca" para mantenerse en la Moncloa que pagarán todos los españoles.

Hernando insistió en que Sánchez ha puesto en marcha un "sistema de subsistencia" para proteger sus intereses personales. Opinó que hablar de una España "nación de naciones" es una "aberración política, jurídica y constitucional", y le exigió que "paren" las concesiones que hace Sánchez a Bildu a juicio del PP, en forma de posible acercamiento de presos de ETA, para que nadie "vuelva a helar la sangre de las víctimas del terrorismo".

Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, tachó de "indecente" la actitud del presidente, a quien acusó de ser equidistante "entre golpistas y demócratas" en Cataluña, y al que acusó de romper el bloque constitucionalista para "conquistar el voto de Torra y Rufián". Así, le reprochó que lleva 45 días 'okupando' la Moncloa y abonando un alquiler que "paga España" a los separatistas, los nacionalistas y a Pablo Iglesias.

"Sus cuestiones ideológicas, señor Sánchez, las van a pagar todos los españoles", insistió Rivera, quien dijo que el presidente "no propone nada" sino "volver al pasado". El dirigente del partido naranja fue especialmente crítico con las subidas de impuestos que ha planteado el nuevo Gobierno, con el "dedazo" en RTVE y con la decisión de "cargarse" las políticas antiterrorista y penitenciaria, nuevamente, "a cambio del alquiler de la Moncloa".