G.Pisarello, G.Pin, J.Anguita y D.Santillo junto a representantes judíos.
G.Pisarello, G.Pin, J.Anguita y D.Santillo junto a representantes judíos. EUROPA PRESS

El Ayuntamiento de Barcelona cambiará el nombre de la calle Sant Domènec del Call, que recuerda el asalto de 1391 a la comunidad judía en el que murieron 300 personas, por el de Salomó Ben Adret, rabino barcelonés y figura clave en la historia de la cultura catalana medieval, además de ser un referente de convivencia en la ciudad, "un hombre de pactos y de acuerdos".

Lo ha explicado en una atención a los medios este martes el primer teniente de alcaldía de Barcelona, Gerardo Pisarello, que ha descrito el cambio como "un acto de reparación histórica", y ha considerado inaceptable que la ciudad haya tenido una calle homenajeando la matanza y el saqueo de propiedades que tuvo lugar entre el 5 y el 8 de agosto -día de Santo Domingo- de 1391.

El pleno del distrito de Ciutat Vella aprobó este lunes por unanimidad la propuesta, que tiene el informe favorable de la Ponencia de Nomenclator, que tramitará el expediente, con lo que el cambio se hará efectivo en los próximos meses.

Se trata de una petición de comunidades y entidades judías de la ciudad, que dirigieron una carta a la alcaldesa, Ada Colau, pidiendo el cambio de nombre, como ya realizaron a anteriores gobiernos municipales, porque consideran infame que se perpetúe el progromo de 1391 en las calles e la ciudad y se menosprecie la memoria de las víctimas.

Contra el odio y el fascismo

Pisarello ha observado que el nuevo nombre da visibilidad a la comunidad judía, muy activa en la ciudad: "Nos parecía un acto de reparación y reconocimiento en un momento muy complicado, porque la amenaza de la intolerancia, del antisemitismo, la islamofobia e incluso de nuevas formas de fascismo en Europa están presentes", y ha defendido un nomenclátor con compromiso de expresar la diversidad.

Al ser preguntado por los medios, ha recordado que este lunes hubo un ataque en la ciudad contra un fotoperiodista, Jordi Borràs: "Condenamos rotundamente este ataque porque en Barcelona los ataques fascistas, las expresiones de odio y la intolerancia no pueden tener lugar", y ha asegurado que es una ciudad de paz e interconviccional.

El teniente de alcalde y la concejal de Ciutat Vella, Gala Pin, se han reunido este martes con representantes de comunidades judías de la ciudad, y el presidente de la asociación Bet Shalom de Barcelona, Jai Anguita, ha agradecido al consistorio el "acto de reparación y justicia".

Reclamación histórica

Ha explicado que es una reclamación que realizaron "desde el retorno de la democracia", que han planteado a los diversos gobiernos municipales hasta que el actual lo ha realizado, y ha lamentado que se haya mantenido tantos años una calle que recordaba la muerte de 300 barceloneses por el hecho de ser judíos.

Anguita ha destacado que Ben Ardet fue un personaje muy importante que nació y murió en Barcelona y es de los rabinos con mayor producción literaria a nivel internacional: "Concilió las diferentes tendencias dentro de la comunidad judía, con convivencia" y tuvo muy buena relación con la sociedad civil.

El presidente de la Asociación de Comerciantes del Call, Daniel Santillo, ha afirmado: "Estamos muy contentos con el nombre porque creemos que es el primer paso para dar al barrio del Call un reconocimiento histórico que hasta ahora estaba un poco abandonado", y ha recordado que la zona tiene tiendas emblemáticas que no acostumbran a encontrarse en el centro.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.