Andrés Manuel López Obrador
El futuro presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, presenta su Plan de Austeridad Republicana en Ciudad de México. MARIO GUZMÁN / EFE

El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció este domingo que su salario como jefe de Estado se reducirá a 108.000 pesos al mes, equivalentes a unos 5.000 euros, en un intento de dar ejemplo de austeridad al país.

El mandatario señaló que el actual presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, cobra más de 270.000 pesos mensuales, más del doble de lo que obtendrá él. "Yo voy a recibir 108.000 pesos mensuales, el 40% de lo que recibe actualmente el presidente Peña. Yo decido ganar menos de la mitad, cumpliendo con mi compromiso", dijo el líder izquierdista en una rueda de prensa desde sus oficinas en la colonia (barrio) Roma de Ciudad de México.

La decisión de López Obrador forma parte de un plan para ahorrar fondos presupuestarios anunciado ya durante su campaña electoral. El programa implica una reducción en los salarios de los funcionarios y el fin de la mayoría de sus privilegios.

De acuerdo con el plan anunciado por el presidente, ningún funcionario público podrá cobrar más que él, limitando así los salarios de la Administración pública en casi un 60%.

En esencia, el Plan de Austeridad Republicana de López Obrador busca un mayor ahorro del gasto corriente de la administración pública para poder canalizar los recursos a programa sociales como la pensión universal para adultos mayores y el programa de becas y prácticas profesionales remuneradas para jóvenes.

Aunque este domingo no dio cifras, el sábado explicó que este conjunto de medidas deben ayudarle a recuperar al menos 500.000 millones de pesos (unos 22.620 millones de euros), que destinará al "desarrollo del país".

López Obrador jurará el cargo el próximo 1 de diciembre.