El cantante Josh Homme durante la actuación de esta madrugada
El cantante de Queens of Stone Age, Josh Homme, durante la actuación de esta madrugada en el Mad Cool. TAMARA ROZAS/EFE

El festival de música Mad Cool ya es conocido por sus polémicas y episodios inverosímiles, y esta edición no se ha quedado atrás. Si ayer el foco se puso sobre el grupo Massive Atack y su negativa a tocar por, según ellos, molestias con el sonido del escenario contiguo, la madrugada de este domingo ha estado marcada por la banda Queens of Stone Age y su líder, Josh Homme, que en mitad del concierto arengó al público a que asaltasen la zona VIP delimitada por unas vallas.

De repente el cantante decidió exigir a la seguridad que abriese las puertas de la zona reservada delante del escenario que, como de costumbre, está más vacía de lo que a cualquier artista le gustaría. "¡Dejadlos entrar! Trabajáis para mí esta noche", comenzó a gritar y, sin obtener la respuesta deseada, comenzó a alentar a los espectadores: "¡Saltad la maldita valla!".

No son pocos los que llevados por la excitación se animaron, en efecto, a saltarla provocando una situación de descontrol que seguramente sea más bonita desde arriba del escenario que desde abajo, donde se vive tensión entre asistentes y trabajadores. Teniendo en cuenta el historial del Mad Cool, esto podría haber derivado en cualquier cosa, pero por suerte se solventó sin tener que lamentar grandes daños.

Algunos saltaron y lo consiguieron, otros fueron devueltos a su sitio y en medio de ese ambiente de tenso desconcierto la música prosiguió. Hora y media de rock mayúsculo desde el desierto californiano hasta el secarral madrileño, que algo tendrá, pues el propio Homme llegó a decir que el anochecer allí era precioso.