Los endocrinólogos aconsejan sustituir los helados por granizados o polos caseros hechos con refrescos 'light'

Una niña come un helado.
Una niña come un helado.
GTRES

El jefe de Sección de Endocrinología y Nutrición del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia, Juan Madrid Conesa, ha recomendado hacer una ingesta moderada y "excepcional" de los tradicionales helados, porque contienen "muchos azúcares y muchas grasas saturadas" y no son "en absoluto saludables".

"No pasa nada por tomar uno de vez en cuando, pero no muchos", según este endocrinólogo, que aconseja no convertir en una "norma" diaria la ingesta de estos productos propios del verano, como los típicos almendrados. En caso de que apetezca un helado, aconseja tomar granizados, que contienen azúcares pero, por lo menos, "no tienen grasas", y también recomienda ingerir los tradicionales polos de hielo.

Además, sugiere a los padres que pueden sustituir los helados de sus hijos por polos caseros elaborados con refrescos light que, "por lo menos, no llevan calorías" y "sirven para entretenerse". La elaboración de estos polos es sencilla, ya que solo implica meter el refresco al congelador con un palo y, si se desea, existen moldes a la venta con los que confeccionarlos.

De la misma forma, Madrid insta a no dejar de tomar guisos en verano, como lentejas y habichuelas, a pesar de que la gente renuncie a ellos alegando que son platos que están calientes. "Sin embargo, luego la gente se toma una paella caliente o unos espaguetis a 40 grados de temperatura en la calle", bromea.

Finalmente, Madrid insta a tener mucho cuidado en esta época del año con las intoxicaciones alimentarias. Para ello, aconseja mantener la cadena del frío, "lavar muy bien las frutas y verduras" con una gota de lejía de uso doméstico por cada litro de agua.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento