El uso del teléfono móvil mientras se conduce es una de las principales distracciones en la carretera. Además, desde el año 2016, también es la primera causa de muerte en el asfalto, por detrás de la velocidad y el consumo excesivo de alcohol.

Este tipo de actitudes al volante aumentan el riesgo de tener un accidente en más de un 40%, según los expertos. Entre los motivos, enuncian, está que los conductores perciben que la conducción es fácil y segura, por lo que dividen la atención prestada.

A partir de los dos minutos de conversación, las personas dejan de percibir casi el 30% de las señales de tráfico, no están atentas y apenas cambian de marcha.

En la actualidad, conducir mirando el móvil acarrea la pérdida de tres puntos del carné y 200 euros de multa, pero la DGT tiene previsto endurecer aún más la ley con mayor vigilancia y sanciones más elevadas, según el nuevo director de la Dirección General de Tráfico, Pere Navarro.

Actualización del carné por puntos

En este sentido, Navarro ha anunciado que el carné por puntos debe ser "actualizado y retocado para darle un nuevo impulso", ha dicho esta semana durante la presentación del balance definitivo de siniestralidad vial de 2017.

El año pasado se produjeron en España un total de 102.233 accidentes de tráfico con víctimas, en los que perdieron la vida 1.830 personas, 20 más que en el año 2016, lo que supone un incremento de 1,1%. Se trata del cuarto año consecutivo de incremento de víctimas mortales.