Concierto de Vetusta Morla
El cantante del grupo Vetusta Morla, Pucho, durante el concierto que han ofrecido ante 38.000 personas en la explanada exterior de la Caja Mágica de Madrid. Víctor Lerena / EFE

La actuación de Vetusta Morla en Los Conciertos de La Campa, en Santander, prevista para el día 27 de julio se celebrará finalmente un día antes, el jueves 26, ha informado este viernes la organización en un comunicado.

Según ha explicado, la incompatibilidad de los montajes de Vetusta Morla y de David Guetta, quien estará actuando el 28 de julio, y con el fin de que ambos artistas puedan ofrecer al público sus propios shows completos y con todas las garantías, obliga a la organización a tomar esta decisión.

La organización Los Conciertos de La Campa Santander ha intentado mantener la fecha programada inicialmente, consciente de los inconvenientes que este cambio puede ocasionar. Es por ello que pide disculpas y agradece la disposición tanto de Vetusta Morla como de su equipo para que el concierto se pueda celebrar en una nueva fecha.

Las entradas adquiridas hasta el momento son válidas para el 26 de julio, por lo que no es necesario realizar ningún cambio. Aquellos que hayan adquirido las localidades hasta este viernes y que no puedan asistir a la nueva fecha del concierto se les reembolsará íntegramente el importe en el mismo punto de venta en el que fueron adquiridas.

Habrá dos teloneros

Junto a Vetusta Morla está previsto que actúen Egon Soda, la banda de rock alternativo formada por Charlie Bautista, Ricky Falkner, Pablo Garrido, Ricky Lavado, Xavier Molero y Ferrán Pontón; y Laredo, dúo compuesto por Manu Piñón y Pablo Pérez, que presentan su primer álbum El miedo y la verdad y serán los encargados de abrir la noche del 26 de julio.

El concierto de Santander forma parte de la gira Mismo sitio, distinto lugar, en la que Vetusta Morla está inmerso actualmente y que comenzó en marzo en América Latina. En su desarrollo en España, la gira que se inició a finales de abril ha reunido ya a más de 107.000 personas en nueve ciudades. Solo en Madrid congregaron a 38.000 personas en un único concierto