Asamble Nacional francesa
Asamblea Nacional de Francia. Richard Ying et Tangui Morlier/Wikipedia

Francia ha llevado a cabo este jueves la primera votación en la Asamblea Nacional con el objetivo de eliminar la palabra "raza" de su Constitución. Durante la sesión también se ha instado a evitar toda distinción de sexo. Se trata de la primera reforma de la Carta Magna francesa desde 2008.

La República "asegura la igualdad ante la ley de todos los ciudadanos sin distinción de sexo, de origen o de religión", reza en la nueva redacción apoyada por unanimidad, en lugar de "sin distinción de origen, raza o de religión".

Según explicaron a Efe fuentes de la Asamblea Nacional, es un primer paso para su aprobación final, pues, como mínimo, todavía ha de pasar por el Senado, algo que seguramente suceda después del verano.

A finales de junio, la Liga Internacional contra el Racismo y el Antisemitismo (Licra) pidió que el actual proceso de reforma de la Constitución francesa se aproveche para eliminar la palabra "raza" en la Carta Magna por sus connotaciones negativas.

"Ha sido el fundamento de ideologías que nos han llevado al borde del abismo. Ha servido para justificar los peores crímenes, los cometidos contra la humanidad. Por ello, tiene que desaparecer de nuestro ordenamiento jurídico", opinó entonces en una tribuna en el periódico 'Le Monde' su presidente, Mario Stasi.

Los diputados franceses comenzaron esta semana a debatir la controvertida reforma de la Constitución impulsada por el presidente del país, Emmanuel Macron, que persigue hacer más eficaces las instituciones, pero que, según la oposición, debilita al Legislativo en beneficio del Gobierno.