Via Laietana de Barcelona.
Via Laietana de Barcelona. EUROPA PRESS - Archivo

Vecinos y comerciantes de la Via Laietana, apoyados por un estudio de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), han presentado una alternativa al proyecto de reforma planteado para esta avenida por parte del Ayuntamiento de Barcelona al considerarlo falto de "consensos" y sin "un estudio técnico adecuado que evalúe las consecuencias".

Esta inconformidad se materializó el pasado mes de julio cuando las quejas de los vecinos lograron que el Consistorio aplace la urbanización de la plaza Antoni Maura, prevista para otoño, hasta que se incie la transformación global de la vía, la primavera del próximo año.

Los cambios iban a comprender ensanchar aceras y pasos de cebra y cambiar el nombre de la plaza, pero las exigencias de los vecinos iban por una reforma integral. Además, los comerciantes alegaban que estas obras, que también incluían la eliminación de las semirrotondas, iban a afectar a los comercios durante la época de Navidad.

En aquella ocasión el Ayuntamiento accedió a un proceso de participación ciudadana para definir el futuro de la calle. Sin embargo, al mantenerse el descontento los vecinos y comercios han presentado este jueves en el Colegio de Ingenieros Industriales de Catlunya, ubicado en la misma avenida, un proyecto propio de reforma de la Via Laietana denominado 'Humanitzem Via Laietana', en el que han participado diez alumnos de la UPC, liderados por el profesor Julián Galindo.

Sin estudio previo

En calidad de representante del vecindario, el vicepresidente de la Associació de Veïns i Comerciants de la Via Laietana, David González, ha criticado al Ayuntamiento por no tener "un estudio previo de proyecto técnico definido" y que aún así "impone" una reforma en la plaza Antoni Maura, que "dificultaría el acceso a aparcamientos subterráneos y comercios". Asimismo, obligaría a implantar un carrill para bicicletas, que "eliminaría un carril para vehículos privados".

Al respecto, Galindo ha explicado que el proyecto del cual es responsable pretende "pacificar" la avenida al agilizar el tránsito de buses y taxis y ampliar las aceras; eliminar obstáculos de las aceras para no afectar a los peatones al, por ejemplo, anclar la iluminación a las fachadas; instalar espacios culturales y crear espacios de encuentro; y realzar los edificios patrimoniales.

"No podemos banalizar una vía tan singular", ha indicado Galindo, y ha recalcado que desde esa singularidad "debemos adoptar políticas adecuadas". Además, ha propuesto dos carriles para vehículos privados y bicicletas y dos para autobuses y taxis, así como que los vehículos circulen por la vía hasta Urquinaona y un paso de peatones central en la plaza Antoni Maura.

Por su parte, el presidente de Barcelona Oberta, Gabriel Jené, ha recalcado la importancia del proyecto por plantear "una filosofía nueva" que consiste en la "humanización" de esta vía.

Finalmente, González ha manifestado que el proyecto ya ha sido presentado al Ayuntamiento.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.