Las 107 empresas que cuentan con un contrato con el Ayuntamiento de Zaragoza para la prestación de un servicio, se han comprometido con las cláusulas sociales de igualdad de género que conllevan aplicar acciones para avanzar en acortar la diferencia entre hombres y mujeres en el ámbito laboral.

Esta iniciativa pionera convierten al Ayuntamiento de Zaragoza en el único de toda España en implantar estas cláusulas específicas en la contratación pública. De este modo, la sensibilización en este aspecto atañe a las 687 empresas que desde 2017 han optado a alguna de las licitaciones del Ayuntamiento y que les ha llevado a analizar su situación laboral desde la perspectiva de género.

En concreto, las cláusulas de género obligan a las empresas contratistas a que al menos un 40 por ciento de sus nuevas incorporaciones de personal sean del sexo que menos representado esté en ese sector, y a que en puestos de trabajo cualificados, de responsabilidad o gerencia se trabaje para que sean ocupados de forma paritaria.

Las empresas con más de 250 personas en plantilla también deben diseñar y ejecutar un Plan de Igualdad o, si tienen menos, deberán llevar a cabo un mínimo de tres nuevas acciones en materia de conciliación de la vida personal, familiar y laboral.

Todas deben garantizar la adopción de medidas para prevenir, controlar y erradicar el acoso sexual, por razón de sexo u orientación sexual; hacer estudios de prevención de riesgos laborales con perspectiva de género, utilizar un lenguaje no sexista en toda su publicidad, imagen o materiales; y presentar estadísticas desagregadas por sexo y edades, para poder conocer la población en la que incide el contrato.

VOLUNTAD FIRME Y CONSCIENTE

La concejal de Educación e Igualdad, Arantza Gracia, y la responsable de la Oficina Técnica de Transversalidad de Género (OTTG), Pilar Maldonado, han presentado los datos de las acciones impulsadas desde la creación de este ente hace dos años.

Gracia ha subrayado que el Gobierno de Zaragoza en Común (ZEC) "tiene la voluntad política firme y consciente de poner en marcha

la igualdad de género, que requiere de esfuerzo y a largo plazo".

"Este trabajo se inicia desde cero y los avances son muy positivos porque los técnicos lo asumen como algo natural y hasta lograr la implantación total de la transversalidad queda por hacer, pero estamos contentos del trabajo desarrollado", ha resumido la edil.

Aratnza Gracia y Pilar Maldonado han señalado que es pronto para conocer resultados tangibles porque faltan dos años para hacer una evaluación completa del resultado de la aplicación de las cláusulas. No obstante Maldonado ha dejado claro que "hay interés por las empresas" y las consultas a la oficina son constantes. "Lo estamos creando entre todos. Es una novedad".

Puesto que un tercio del presupuesto municipal se destina a contratos externos "se convierten en un instrumento fundamental para establecer

cláusulas de igualdad con un efecto multiplicador, al igual que en las subvenciones", ha observado la responsable de la OTTG.

La consejera municipal ha añadido que la formación es "fundamental". Un total de 741 trabajadores municipales se han formado en transversalidad, y además en las secciones más masculinazadas, como la de infraestructuras, 185 trabajadores han recibido formación en transversalidad de género para que las apliquen en sus áreas.

CAMBIO DE CULTURA EN LA INSTITUCIÓN

Maldonado ha considerado que hace falta un cambio en la cultura de la institución para que cualquier política se gestione sabiendo a quién va dirigido y cómo afectan las políticas de género. "La desigualdad es estructural y la administración, sin ser consciente, mantenía esa desigualdad y siempre se estaba en el mismo punto de partida".

Como ejemplo ha expuesto que al tener el dato de que las mujeres utilizan el doble que los hombres el transporte público, se sabe cómo dirigir los esfuerzos para avanzar en transversalidad en el ámbito de la movilidad.

"Hay que implicar a toda la estructura municipal, es un proceso a largo plazo y lento, pero es clave, por eso hace falta un cambio en la organización para que entre todos podamos cambiar la estructura", ha resumido Pilar Maldonado.

MEDIDAS EN EL ÁMBITO MUNICIPAL

Entre las medidas puestas ya en marcha por el Ayuntamiento de Zaragoza, además de las cláusulas sociales de género en la contratación municipal, figura el Protocolo de prevención y atención al acoso sexual, acoso por razón de sexo y acoso por orientación sexual para la plantilla municipal.

Facilitar la acreditación administrativa a las personas transexuales con su nombre y género en cualquier servicio municipal en bibliotecas y centros deportivos, y utilizar un lenguaje inclusivo y no sexista en la documentación interna y externa del Ayuntamiento, son otras de la medidas, junto a la de ofrecer la opción de 'otro' junto a 'masculino' y 'femenino' en documentos y formularios para incluir a aquellas personas que no se sienten identificadas con la opción binaria, tales como transexuales, transgénero, intersexuales y/o agénero.

El Plan de Igualdad para empleadas y empleados municipales con 72 acciones para hacer frente a las desigualdades de género en el empleo público; y el Plan de Formación para la plantilla municipal completan las medidas municipales.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.