Fuentes judiciales han indicado a Europa Press que el juez instructor del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Ocaña -de guardia- ha acordado, como primeras diligencias de investigación tras los hechos ocurridos en la cárcel, el levantamiento del cadáver y la autorización para la práctica de la autopsia.

Isabel Laureana fue hallada muerta en su casa en enero de 2016, y fue su marido quien encontró su cuerpo sin vida. Tras prestar declaración, ingresó en prisión provisional, si bien la abandonó en octubre de 2016 tras pagar una fianza.

Fue poco después cuando fue detenido el hermano del marido tras confesar ser el autor del crimen, a quien se le imputó de manera provisional un delito de asesinato.

Consulta aquí más noticias de Toledo.