Bandera LGTB
Una bandera con los colores del arcoíris, símbolo  LGTB. PIXABAY

China vuelve a estar en el centro de la polémica en materia de derechos humanos. Las autoridades de Hong Kong han decidido colocar diez libros infantiles de temática LGTB (lesbianas, gays, bisexuales, transgénero) en una zona restringida de las bibliotecas públicas, informó Human Right Watch.

La ONG ha solicitado en una carta al Departamento de Asuntos Internos de Hong Kong que revoque la decisión argumentando el mensaje "estigmatizador" e "inapropiado" que se transmite con esta decisión.

Los libros, que tendrán que ser solicitados por los visitantes para poder tener acceso a ellos, fueron declarados por el Departamento de Asuntos Internos como "neutrales" el pasado 15 de junio en respuesta a las quejas de un grupo de ciudadanos.

Uno de los libros, 'And the tango makes three', es un libro para niños basado en una historia real sobre dos pingüinos macho  que incuban un huevo y lo crían.

"En lugar de esconder un libro para niños sobre una pareja de pingüinos del mismo sexo, el Gobierno de Hong Kong debería respaldar la no discriminación y poner los libros en estanterías para todos los públicos" declaró Boris Dittrich, director de asuntos LGTB de HRW.

Otro de ellos, 'Introducing Teddy', cuenta la historia de un oso de peluche que se siente una hembra y quiere hacerse llamar Tilly en lugar de Thomas.

"Excluir y discriminar"

Para HRW la decisión muestra la preferencia del Gobierno de "excluir y discriminar" a la gente según su orientación sexual o identidad de género, "los niños LGTB, a menudo víctimas de acoso, necesitan información precisa y fiable" declaró Dittrich.

El caso de China es un ejemplo de que la legalidad de la homosexualidad no es suficiente por sí sola, ya que el colectivo LGTB sigue enfrentándose a barreras en una sociedad tradicional donde se siguen pactando matrimonios, la soltería es motivo de vergüenza y la perpetuación del linaje es vital.