Debajo de la toros
Los toros de la ganadería gaditana de Núñez del Cuvillo caen al suelo, con dos mozos debajo, durante el quinto encierro de Sanfermines 2018. Josu Santesteban / EFE

El quinto encierro de los Sanfermines 2018 en Pamplona ha terminado en 2.55 minutos, sin heridas por asta de toro.

Corrían esta mañana toros de la ganadería Núñez del Cuvillo, que habían dejado una fama de peligrosos al haber acumulado una media de casi una cornada por encierro en el que han participado, hasta ocho desde 1995.

La manada salió concentrada y muy rápida, con uno de los astados buscando a los corredores con los cuernos. Varios de los toros se adelantaron a los cabestros y generaron varios momentos de gran peligro, con caídas de los mozos y pisotones.

A la llegada a la plaza uno de los astados se revolvía y comenzaba a buscar a los mozos, por lo que los pastores tuvieron que buscarle con capotes hasta que pudieron meterle en los corrales.

La Cruz Roja de Navarra tenía que solicitar una primera ambulancia para traslado al hospital por una contusión maxilofacial producida en la calle Telefónica, donde también se produjo una contusión con deformidad en un brazo de otro corredor.

Una tercera ambuancia se pedía por una herida no penetrante en un brazo en el tramo de Espoz y Mina.