Una llamada recibida en el Centro de Coordinación de Emergencias y Seguridad (CEOES) 1-1-2 poco después de las 17.00 horas alertaba de la presencia en el lugar de un bañista que había sido rescatado del agua con síntomas de ahogamiento.

En el lugar se le comenzaron a practicar las correspondientes maniobras de reanimación hasta la llegada del personal del Servicio de Urgencias Canario (SUC), cuyos facultativos continuaron con las maniobras aunque finalmente solo pudieron certificar su fallecimiento.

A la zona se trasladaron una ambulancia medicalizada y una ambulancia de soporte vital básico del SUC, con sus correspondientes sanitarios, así como agentes de la Policía Local y de la Guardia Civil, que se han hecho cargo de las diligencias.