Construcción
Varios edificios de viviendas en construcción. EUROPA PRESS

De las 532.367 viviendas que se vendieron en 2017 (datos del Ministerio de Fomento), el 42% no precisó financiación. Un porcentaje que según las estimaciones realizadas por Solvia y recogidas en su último informe Tendencias del Mercado Inmobiliario bajará al 37% a finales de este año 2018. Por lo tanto, el 63% restante de las operaciones de compraventa sí necesitarán la mediación del banco. "Aumenta el número de transacciones realizadas con hipotecas, principalmente debido a un entorno de bajos tipos de interés, que permite acceder a financiación en condiciones muy ventajosas. La recuperación económica y la creación de empleo aumentan la demanda solvente", recoge dicho estudio.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) arroja otro dato destacable, obtenido del portal estadístico del Colegio de Registradores de España: si durante el mes de abril de 2017 se concedieron 29.310 hipotecas, en abril de este año y último mes del que se disponen de datos se firmaron 40.005 créditos hipotecarios. Cifra que sin embargo no es la más alta del último año. En enero de 2018 se concedieron 41.831 préstamos.

El último informe sobre el sector elaborado por Tinsa, referente al segundo trimestre de 2018, concluye que la hipoteca media en España es de 118.339 euros. Madrid, Baleares y Barcelona son las provincias donde se registran las cantidades medias hipotecadas más altas: 165.994€, 164.542€ y 151.618€ respectivamente. En el otro lado de la tabla se encuentran Badajoz (73.189€), Jaén (74.193€) y Castellón (74.403€).

Ejemplares en PDF de MiBolsilloEn el último Informe de Estabilidad Financiera del Banco de España, publicado en mayo, la entidad gobernada por Pablo Hernández de Cos advierte de la "presión a la baja sobre la rentabilidad bancaria, condicionada por el entorno de bajos tipos de interés, el descenso de la actividad crediticia y el elevado, aunque decreciente, nivel de activos improductivos". Los llamados activos improductivos incluyen los bienes adjudicados por impago de deudas y los créditos morosos. En otras palabras, aunque el número de viviendas absorbidas por los bancos va reduciéndose, estos activos tóxicos seguirán siendo altos hasta 2020.

En este sentido, el número de ejecuciones hipotecarias sobre la vivienda habitual —o sea, los desahucios— certificadas en el primer trimestre de 2018 fue de 2.027, una cifra que ha ido reduciéndose según los datos del INE, que en el mismo periodo del año pasado contabilizó 4.339. En 2015 esta cifra ascendió a 8.890 casos en los que una familia se quedó sin su casa hipotecada por no poder pagar al banco.

Presiones al BCE

Actualmente los bancos ya no prestan con "la misma alegría" que antes de la crisis, comenta la directora de estudios de Fotocasa, Beatriz Toribio, quien considera "clave" para el futuro del sector la financiación. Durante los últimos años el Banco Central Europeo ha mantenido los tipos de interés inusualmente bajos para incentivar la recuperación del sector. "Está haciendo una política absolutamente heterodoxa y está recibiendo presiones para que haga política normal y cuando la haga, los tipos de interés van a ir para arriba", explica el profesor de economía de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) Josep Lladós.

Teniendo en cuenta que esta laxitud de los tipos tiene los días contados, los expertos aconsejan hoy en día contratar hipotecas a tipo fijo en torno al 2% "porque aunque a corto plazo tengas la sensación de que estás pagando más, de aquí a pocos años dará seguridad, tranquilidad y estabilidad". Siempre y cuando el escenario no sea una hipoteca a cinco o diez años, en cuyo caso sí interesa más el tipo variable.

Sin embargo, desde la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae) aseguran que "las entidades y el Gobierno con el proyecto de Ley de Crédito Inmobiliario pretenden reorientar el mercado hacia las hipotecas a tipo fijo, en línea con lo que el sector bancario está haciendo ya de facto, algo que en la coyuntura actual de tipos y con prácticas como las de las hipotecas ‘a tipo mixto’ (10 años con tipos fijos a 21 veces el euríbor actual y el resto del plazo a diferenciales arbitrados exclusivamente por la banca) constituye un nuevo abuso a los consumidores". "Con el euríbor en negativo y que tardará todavía en subir", Adicae recomienda "sin duda los tipos variables, a no ser que las entidades ofrezcan hipotecas a tipo fijo todavía mucho más bajo. Diferenciales del 1,5 o el 2 no son aceptables, teniendo en cuenta que una hipoteca se extiende durante 20 o 30 años".