Niños en el colegio
Un aula con niños elaborando fichas. GTRES

Un nuevo estudio de Stanford revela que en los distritos acomodados, altamente educados y predominantemente blancos, los niños superan a las niñas en matemáticas, mientras que en los distritos más pobres y más racialmente diversos son las niñas las que a menudo superan a los niños en matemáticas.

Las niñas aventajan a los niños en lectura y escritura en casi todos los distritos escolares de EE UU independientemente de la riqueza local o de su diversidad racial. En primaria, las estudiantes superan a los niños en aproximadamente la mitad de un nivel de cursos, es decir, al finalizar secundaria, las niñas tienen casi un grado completo por delante.

El estudio señala que las preguntas de opción múltiple favorecen a los niños mientras que las niñas resuelven mejor los problemas abiertos.

Los hallazgos provienen del Standford Education Data Achieve (SEDA), tras revisar aproximadamente 300 millones de calificaciones de exámenes de matemáticas y lectura de todas las escuelas públicas de los Estados Unidos desde el otoño de 2008 hasta la primavera de 2015.

El profesor Sean Reardon, al frente del equipo de investigación, ha encontrado previamente que los sistemas escolares con un gran número de estudiantes de bajos ingresos tienen desempeños académicos promedio significativamente por debajo del promedio nacional.

También se muestra que la pobreza por sí sola no determina la calidad de un distrito escolar.

La investigación no proporciona evidencia de por qué las condiciones socioeconómicas y raciales afectan al aprendizaje en la escuela primaria.