¿Qué es el amoniaco y qué efectos tiene en la salud?

El amoniaco es una sustancia química corrosiva que puede ser perjudicial si presenta en alta concentración
El amoniaco es una sustancia química corrosiva que puede ser perjudicial si presenta en alta concentración
Pixabay

El amoniaco es una sustancia química corrosiva en forma de gas incoloro compuesta por la unión de nitrógeno e hidrógeno (NH3). Está presente en el agua, el aire y el suelo y también es producida por los seres vivos de forma natural en órganos, tejidos y a través de bacterias intestinales. Según la Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades (ATSDR), la mayor parte de este gas se produce "en órganos y tejidos, aunque cierta porción es producida por bacterias que habitan el interior de los intestinos".

Además de su labor como fuente de nitrógeno esencial para los animales y las plantas "en el proceso de síntesis de material genético y proteínas", así como en el "mantenimiento del equilibrio ácido-base en los tejidos de mamíferos", el amoniaco también se utiliza para fabricar abono, plásticos, fibras sintéticas, sales aromáticas y explosivos, entre otros. Dado su origen y su uso, estamos expuestos de forma natural y habitual a bajos niveles de dicha sustancia. Sin embargo, una alta concentración de la misma, por ejemplo, a través de productos alimenticios o de higiene doméstica, puede provocar efectos perjudiciales para la salud e incluso la muerte, como sucedió el pasado lunes 9 de julio en un domicilio de Madrid, cuando una mujer de 30 años fallecía en su domicilio tras pasar dos horas limpiando su cocina con dicho producto.


¿Dónde está el riesgo?

El cuerpo puede entrar en contacto con el amoniaco a través del aire, la ingesta, o entrando en contacto con la piel. En este caso, lo habitual es que sea el propio cuerpo el que lo transforme en otras sustancias no perjudiciales y las distribuya a través de la corriente sanguínea o termine eliminando el exceso en forma de orina. El problema surge cuando la cantidad de esta sustancia química en el ambiente, en el agua, los productos alimentarios o derramada sobre la piel supera los mínimos que el cuerpo puede soportar.

Al ser una sustancia corrosiva, tal y como indica la ATSDR, "los efectos principales de la exposición al amoniaco se presentan en el sitio de contacto directo: la piel, los ojos, la boca o los sistemas respiratorio y digestivo". Los primeros síntomas pueden reflejarse en tos, irritación y lagrimeo y en última instancia, quemaduras irreversibles o la muerte.

Uno de los momentos de mayor riesgo de exposición al amoniaco concentrado tiene lugar durante las tareas de limpieza, por lo que es recomendable llevarla a cabo con una correcta ventilación, reducir el uso de productos que lo contengan, hacer uso de elementos de seguridad como guantes o protección para los ojos y evitar recipientes que puedan romperse fácilmente. En otros entornos de uso cotidiano a mayor escala, como áreas de cultivo, es imprescindible seguir las instrucciones y el equipo de protección adecuados.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento