Rosa Poveda, madre de la joven captada por una secta Patricia Aguilar
Rosa Poveda, la madre de la joven Patricia Aguilar, muestra la última imagen de su hija antes de desaparecer en 2017 captada por una secta. JORGE PARÍS

Rosa Poveda asiste "muy feliz" y "desbordada" al desenlace del caso de su hija Patricia Aguilar, captada por una secta gnóstica cuando aún era menor de edad y liberada hace unos días en la selva central peruana.

La familia de esta joven ilicitana (su abogada María Teresa Rojas, de SOSdesaparecidos, y su prima y portavoz Noelia Bru) han ofrecido este lunes una rueda de prensa para explicar en qué punto está la investigación, cuál es la situación de la joven y cómo discurrió el operativo policial que finalmente logró detener al falso gurú Félix Steven Manrique, que la mantenía cautiva junto a otras dos mujeres, "una de ellas su esposa oficial" y cinco menores, que según el informe policial están "desnutridos", han explicado.

La madre de Patricia, que no ha tomado la palabra en la rueda de prensa, ha contado en exclusiva a 20minutos.es cuál es su estado de ánimo tras saber que la joven ha sido madre una niña que nació el 28 de mayo: "Aún no sé cómo se llama mi nieta", cuenta emocionada. "No había perdido una hija, había ganado una nieta", relata sobre el momento en el que supo que Patricia estaba a salvo. "Siempre he tenido esperanza, pero a veces pierdes el ánimo. Sí, llegué a pensar que podía estar muerta o en manos de la trata", reconoce.

A pesar del final feliz de esta historia, todavía quedan escollos que salvar de los que la familia es plenamente consciente y para lo que pide el apoyo del Gobierno de España, lo único que puede ayudar a acelerar un proceso en el que esta familia de Elche ha invertido todas sus fuerzas y ahorros durante el último año y medio, llegando a viajar en dos ocasiones al país andino y sufragando de su bolsillo, incluso, el operativo policial. Para recaudar fondos han hecho colectas, cuestaciones e,incluso, vendido puls

¿Cómo se encontró a Patricia?: La abogada y la portavoz de la familia han revelado que el 9 de junio, Alberto Aguilar, el padre de Patricia, viajó solo por segunda vez a Perú consciente de que solo sobre el terreno podía impulsar la investigación. "Pagamos el vehículos para que los dos policías pudieran realizar las diligencias", han explicado ambas. Luego, una vez localizado el líder sectario y dos de sus mujeres, "corrimos con los gastos de la habitación contigua a la suya", desde la que la Policía hizo el seguimiento. De ahí, por una escucha, supieron que Patricia estaba sola con los niños en algún lugar de la selva. Tras lograr la confesión de una de las adeptas, dieron con la joven.

La familia también abonó los billetes para que las tres mujeres pudieran viajar a Lima, donde a día de hoy permanecen "aisladas" mientras se realizan los exámenes psicológicos. "El de él no lo pagamos, podía volver corriendo junto al autobús", han explicado, relatando la escasez de medios de los efectivos policiales peruanos.

¿Está sana?: "Ahora que es madre, confío en que entienda lo que estamos pasando y, aunque lleve tiempo, vuelva", dice una esperanzada Rosa, que sabe muy bien el calvario que ha pasado su hija. Patricia estaba sola en una "cabaña" en una zona "donde la Policía no entra", remarca la portavoz y prima de la joven, que ha dado a luz sola con la única asistencia de una partera local. "Patricia ha dado a luz sola, sin seguimiento y la bebé no está vacunada", explican. Cuando dieron con ella, mantenía a la bebé en una malla colgada del techo para evitar a las "serpientes".

¿Quiere volver?: El estado anímico de Patricia es un misterio. De momento, su padre no ha podido entrevistarse con ella y la familia no descarta que la joven niegue que ha sido captada. "En ese estado no son  conscientes de l oque les está pasando, pero dependemos de los informes psicológicos que acrediten la captación para poder solicitar su repatriación a España", admiten. Tampoco es fácil el hecho de que la bebé sea una ciudadana peruana, lo que dificulta los trámites. Tampoco ayuda el hecho de que Patricia sea ahora mayor de edad, tiene algo más de 19 años.

Custodia temporal: Si el informe psicológico acredita que Patricia "es incapaz" de atender a la bebé, de momento el físico ha corroborado que la joven está "desnutrida", los padres de Patricia ya han decidido que solicitarán la "custodia temporal" de su nieta. Alberto, el padre, tenía billete de regreso para este jueves 12 de julio, pero de momento va a quedarse en Perú. "Solo volverá con Patricia y la noiña", confirma su entorno.

Una menor, captada en el País Vasco: Desde que esta familia infatigable activó la búsqueda de Patricia, su investigación ha logrado abortar la captación de otra menor de edad, una joven de 16 años de Guipúzcoa, a la que el falsó gurú ya "había engatusado y enamorado" y con la que la secta seguía el mismo modus operandi que con Patricia. La familia de la ilicitana tuvo que poner la denuncia para que la Ertzaintza tomara cartas en el asunto.

"Desamparo" gubernamental: La abogada y la prima de Patricia han sido tajantes a la hora de denunciar el "desamparo" en el que han vivido estos 18 meses. "No hay una ley que te respalde, nos han cerrado muchas puertas", dice Noelia Bru. "Hace varios días que me han dicho que me iban a llamar de Exteriores", cuenta sobre un contacto que aún no se ha producido. La familia sabe que la mediación del Gobierno español es fundamental para que puedan sacar de Perú a Patricia y a su hija, por lo que claman ayuda.

25 líneas de móviles: El falso gurú, que permanecerá detenido hasta que el lunes se decida si ingresa en prisión o es puesto en libertad, tenía activas en el momento de su detención "25 líneas de teléfono", de las que usaba 6 a través de las que contactaba con sus víctimas y gestionaba el entramado sectario. Él no salía de la habitación en la que convivía con 2 de las mujeres, mientras Patricia estaba sola en la secta. Tampoco trabajaba, sino que vivía a costa de sus mujeres, a las que, según los vecinos, "golpeaba y maltrataba".

Consulta aquí más noticias de Alicante.