Partidarios del aborto y la plataforma Pacto por la Vida y la Dignidad, que integra a un centenar de entidades cristianas catalanas, han escogido el mismo día, el próximo domingo a mediodía, y el mismo lugar, la zona de Montjuic y de la plaza de España, para celebrar sus respectivos actos.

Los católicos dicen que el acto religioso tiene un marcado tono represor y normativo

«Paremos la ofensiva ultracatòlica» es el mensaje que quiere transmitir el colectivo Gay de Barcelona por contrarrestar la convocatoria cristiana, que reunirá a más de 5.000 personas.

El acto principal de la convocatoria católica dónde se espera que se reúna más gente es la misa oficiada por el arzobispo Lluís Martínez Sistach.

El presidente de E-Cristians, una de las entidades convocantes, Josep Miró i Ardèvol, defendió que el acto será un mitin que no defenderá ideas políticas ni religiosas, sino civiles. Los gays acusan a los católicos de hacer un acto religioso sobre «nuestra vida privada con un marcado tono represor y normativo» y, por eso, se citan al Palacio de Congresos.