Ha costado arrancar pero al fin lo ha hecho: los jóvenes malagueños ya se decantan cada vez más por el alquiler gracias a las ayudas que reciben. En un año se ha duplicado (60%) el número de menores de 35 años que han logrado irse de casa de los padres gracias a la subvención de la Junta , que está en marcha desde abril de 2005.

Entre enero y diciembre de 2007, las agencias de fomento del alquiler concedieron a 884 jóvenes ayudas para pagar la renta frente a las 353 que hubo en 2006 en la provincia. Este año, muchos más Un dinero que viene como agua de mayo pues durante un periodo de dos años la administración financia hasta el 40% de la renta mensual que tienen que pagar al propietario de la vivienda (lo máximo son 2.880 euros al año).

Financian hasta el 40% de la renta mensual que se paga al propietario de la vivienda.

No obstante, se espera que este año los malagueños que puedan emanciparse sean muchos más con el estreno este mes de la nueva ayuda del Ministerio de la Vivienda.

Entre el 2 y el 23 de enero, han sido ya 2.200 los jóvenes de 22 a 30 años que se han acercado a la Delegación de Obras Públicas para pedir información sobre cómo conseguir que le concedan los 210 euros mensuales anunciados.

Eso sí, las ayudas al alquiler de la Junta no son compatibles con estas nuevas que ha creado el Estado para los jóvenes, al contrario de lo que ocurre en otras comunidades autónomas. Según explica la Consejería de Obras Públicas –donde puede solicitarse más información de ambas–, cada solicitante debe decantarse por una u otra. Con las que otorga la Junta se llegar a obtener una subvención algo más alta que con la de Vivienda, pero también los requisitos que se piden son mucho más restrictivos.

Juntas no, pero sí consecutivas

Las ayudas estatales y autonómicas para el fomento del alquiler no se podrán disfrutar al mismo tiempo, pero sí una después de la otra. Es decir, un joven puede disfrutar de la subvención de 210 euros mensuales del Estado durante los cuatro años que se concede y, una vez que termine su plazo y si cumple los requisitos, puede solicitar la de la Junta.

De hecho, ésta última se otorga hasta los 35 años, frente al tope de los 30 años de la nueva renta de emancipación.Igual ocurre a l contrario. Si un joven aprovecha la ayuda autonómica, pasados los dos años de su duración, puede pedir la nueva renta que ofrece el Estado.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE MÁLAGA.