Helados como un témpano. Así se quedaron en la Federació d’Entitats Culturals Andaluces a Catalunya (Fecac) cuando la Generalitat les negó su ayuda para organizar sus actividades culturales.

Como todos los años, sus asociaciones (aglutinan a 20.000 de los más de 700.000 andaluces que viven en Cataluña) solicitaron en febrero de 2007 ayudas al Gobierno catalán para organizar sus talleres de guitarra, clases de flamenco, la Feria de Abril de Barcelona, y más actividades.

Sin embargo, el Departamento de Cultura ha denegado «más del 90%» de sus solicitudes, explica Francisco Fornieles, secretario de la fundación.

Problemas esporádicos

Es la primera vez que sucede algo así. «Ha habido problemas, pero han sido esporádicos y siempre se han solucionado», comenta.

«Dicen que nuestras actividades no son cultura, pero se puede ayudar a la sardana y a las sevillanas», agrega.

98 asociaciones componen esta federación, que el año pasado cumplió los 25 años de edad

La Generalitat ha denegado sus peticiones, mantiene el secretario de Fecac, porque «no hemos obtenido la puntuación necesaria». El problema es que «no sabemos qué criterios se siguen para valorar las peticiones», afirma Fornieles.

En Fecac tienen la impresión de que Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) «no quiere a los andaluces», dado que en ejercicios pasados la federación ha contado con el apoyo del Gobierno catalán, así como con el de la Junta de Andalucía (que sigue apoyando sus actividades) o el de la Diputación de Barcelona .

Hace poco, Fecac envió una carta a José Montilla, presidente del Gobierno catalán, pidiendo su mediación. Y también que uno de sus miembros participe en la comisión de valoración de solicitud de subvenciones, acogiéndose a la ley de participación ciudadana.

No ha habido respuesta aún, pero Fecac mantiene la esperanza en que este conflicto se solucione.