María Servini
La jueza argentina María Servini, que investiga la llamada querella argentina contra los crímenes del franquismo. EFE

El Parlamento Europeo debatirá este miércoles si el rechazo del Gobierno central a extraditar, durante el mandato del PP, a antiguos cargos franquistas por la causa judicial abierta en Argentina contra los crímenes de la dictadura española, entre ellos la matanza del 3 de marzo de 1976 en Vitoria, vulnera varios tratados y acuerdos comunitarios sobre derechos humanos y memoria histórica.

El debate sobre este asunto se producirá en el marco de la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, que antes de adoptar una decisión, escuchará a una delegación de la Asociación de Víctimas del 3 de marzo, según ha informado este colectivo en un comunicado.

Esta asociación representa a las personas damnificadas por la matanza del 3 de marzo de 1976 en Vitoria, en la que cinco personas murieron y más de un centenar resultaron heridas por disparos de la Policía Armada contra los participantes en una protesta laboral cuando estos se encontraban en el interior de una iglesia.

Hasta el momento, ninguna persona ha sido condenada por estos hechos, y todos los procedimientos judiciales iniciados en España en torno a esta matanza han sido archivados.

La Asociación de Víctimas del 3 de Marzo presentó en 2015 una reclamación ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo contra el rechazo del Gobierno central a atender a la petición de extradición formulada por la juez argentina María Servini contra varios antiguos ministros y cargos franquistas.

Esta magistrada mantiene abierta una investigación por los posibles crímenes cometidos por el régimen de Franco durante la dictadura española, entre ellos los relacionados con los sucesos del 3 de marzo de 1976.

El colectivo de víctimas de estas matanza considera que este modo de proceder del Ejecutivo español "vulnera" la Carta Europea de Derechos Fundamentales, así como varias decisiones marco y "el acervo comunitario en materia de atención a las víctimas de delitos".

El rechazo a la extradición también implicaría, según la denuncia, la vulneración del Pacto Internacional de los derechos Civiles y Políticos, y las recomendaciones internacionales sobre memoria histórica, incluidas las bases del programa 'Europa para losciudadanos 2014-2020'.

En representación de la Asociación de Víctimas del 3 de Marzo comparecerán ante la Cámara europea Andoni Txasko y Nerea Martínez, que defenderán la reclamación presentada en 2015.

El objetivo de este colectivo es que la Eurocámara investigue la presunta vulneración de normas europeas, que inste al Gobierno español a que atienda las demandas de "verdad, justicia, reparación ygarantías de no repetición" y que "contraste la diferencia" que existe entre la política sobre memoria histórica del Gobiernode España, las recomendaciones del Consejo de Europa y las Naciones Unidas y las bases del programa europeo 'Una memoria activa'.

La Asociación de Víctimas del 3 de Marzo espera que las instituciones europeas animen a las autoridades del Estado español a "adecuar sus políticas en dicho ámbito a los estándares internacionales".

Tras la comparecencia de Txasko y Martínez, los miembros de la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo expondrán sus opiniones sobre la petición y, después del debate, adoptarán una decisión al respecto.

La asociación de víctimas se ha mostrado "esperanzada" ante lo que considera "un nuevo avance en la lucha contra la impunidad y el olvido".

"Las víctimas del crimen de Estado perpetrado en 1976 llevamos más de 42 años reclamando justicia ante un modelo español de impunidad que ha cerrado todas las puertas a nuestras demandas", ha subrayado este colectivo.

La asociación considera que el debate en la Eurocámara "tiene que dejar en evidencia a un Estado que no cumple con la legislación internacional en materia de Derechos Humanos". Además, ha mostrado su confianza en que este sea "el salto definitivo para que, de una vez por todas, se acabe con la excepcionalidad y la discriminación vergonzosa que sufrimos las víctimas de la violencia provocada por los aparatos del Estado español durante décadas".