La Guardia Civil de Ciudad Real ha desarticulado una supuesta red delictiva dedicada a la explotación laboral de ciudadanos rumanos, compuesta por seis personas de esta nacionalidad con edades comprendidas entre los 18 y 45 años, que actuaban en toda la provincia y que tenían su base de operaciones en Valdepeñas.

El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Máximo Díaz-Cano, informó hoy en una rueda de prensa en Ciudad Real sobre esta operación y advirtió de que no se va a consentir este tipo de prácticas pues la lucha contra las mismas será "una de las tareas prioritarias de las fuerzas y cuerpos de seguridad" que, según añadió, tienen la sospecha de que puedan existir más grupos como este en la región.

Les obligaban con golpes o retirándoles la documentación cuando alguno de ellos hacía intento de marcharse

A los detenidos, cuatro hombres y dos mujeres miembros de una misma familia, se les considera autores de los delitos de extorsión, amenazas y contra los derechos de los trabajadores. Estas personas captaban a sus compatriotas en Rumanía mediante anuncios publicitarios, ofreciéndoles trabajo en la provincia de Ciudad Real en labores agrícolas.

Cuando llegaban a España, los alojaban en pisos alquilados por la propia organización, donde se hacinaban hasta cuarenta personas en una misma vivienda, en condiciones infrahumanas y precarias, pagando la organización cien euros mensuales en concepto de alquiler.

La red delictiva también les cobraba 200 euros por proporcionarles empleo y cinco euros más por el transporte desde su residencia al lugar donde trabajaban. La red, según estimaciones de la Guardia Civil, podría haber ganado ya con estas operaciones unos 250.000 euros, y habría practicado la extorsión a entre 150 y 200 personas, a las que obligaban con golpes o retirándoles la documentación cuando alguno de ellos hacía intento de marcharse.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE CIUDAD REAL