El modelo tradicional de familia en el que una mujer se casa y después tiene a sus hijos está empezando a desmoronarse en Asturias.

Actualmente, la cuarta parte de los niños que nacen en el Principado son hijos de madres que no están casadas, un porcentaje que duplica al de hace una década.

En 2006 hubo en la comunidad 7.596 nacimientos, de los que 1.846 (el 24,30 por ciento) correspondieron a madres solteras o con parejas de hecho, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Si se tiene en cuenta que en 1996 fueron 737 las mujeres que decidieron dar a luz sin estar casadas (el 11,28 por ciento de las que tuvieron hijos ese año), esta situación se ha incrementado en un 150,47 por ciento en 10 años.

En este cambio de tendencia ha tenido mucho que ver que ser madre soltera ya no está tan mal visto como antes.

Por el contrario, ha descendido el número de niños que nacen dentro del matrimonio.Pese a que en 1996 hubo 1.066 alumbramientos menos que hace dos años, los recién nacidos de padres casados pasaron de ser 5.793 ese año a 5.750 en 2006.

También hay que destacar que el número de niños nacidos de madres extranjeras se ha multiplicado por cuatro en la última década. Si en 1996 el INE registraba 96 nacimientos de este tipo (el 1,47% del total), en 2006 la cifra llegaba a los 503 y suponía el 6,62 por ciento de los partos.